Simón Vargas

El día de ayer, 12 de diciembre, se celebró el primer día internacional de la neutralidad, el cual fue establecido en febrero de este año por la Asamblea General de las Naciones Unidas, con el fin de promover y alentar la solución de los conflictos internacionales por medios pacíficos de tal manera que no se pongan en peligro la paz y la seguridad internacionales. http://bit.ly/2jvSL6E

Pero, ¿en nuestra sociedad actual qué significa realmente ser neutral? ser neutral no es sinónimo de debilidad ni mucho menos apatía, significa respeto al otro, abandonar la cultura de reacción, pensar en el contexto ajeno y dar paso al diálogo. En una era de continua tensión política, con el aumento de crisis económicas y la pelea constante por recursos naturales es de gran importancia que se respeten los principios de soberanía, integridad territorial, libre determinación y no intervención en los asuntos internos de cualquier Estado.

A lo largo de la historia hemos sido testigos de guerras encarnizadas que han tenido como bandera la ilusión de creer que todos deben pensar y actuar como nosotros; en la necedad de implantar en los otros ideología y cultura propias es que se transgreden naciones; y para no ir más lejos la tensión actual entre Estados Unidos y Corea del Norte no es más que una falta de apertura entre ambos mandatarios, pero aquí hago una pausa, porque no quisiera que la neutralidad se confunda con la indiferencia, no se trata de no sumar, de no querer ayudar al prójimo y dejar que solucione sus propios conflictos, sino de entender que dando ideas, y fortaleciendo la paz es como se resuelven los problemas.

Hoy en día, la política de neutralidad contribuye a fortalecer la unión y la seguridad a nivel mundial y desempeña un papel importante para forjar relaciones amistosas y mutuamente beneficiosas entre los países del mundo; es por esto que es importante que no dejemos pasar un día como este, que nos recuerda que tenemos que adoptar medidas diplomáticas y acuerdos de mediación para evitar conflictos armados.

Nos hemos convertido en una sociedad más reactiva, vemos todo como una ofensa o una agresión, las noticias anuncian diariamente conflictos armados en muchas partes del planeta, nuestra capacidad de neutralidad se ha ido mermando, y sorprendentemente en la actualidad sólo se consideran a 9 países neutrales de los 194 totales, por lo que debemos entender que la paz es un proceso, y toda otra persona es un semejante; y que debemos caminar hacia un estado de respeto, posibilitando el diálogo, la apertura y la mediación entre naciones.

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Compartir