Compartir

Tomás de la Rosa

tdelarosa@ejecentral.com.mx

Desde hace 20 años, el ISSSTE opera en números rojos. Esto ha significado un costo para las finanzas públicas de 2.5 billones de pesos, monto que equivale a 20 veces el gasto programable de toda la Secretaría de Salud para este año.

Es decir, la quiebra financiera del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) que advirtió Pedro Mario Zenteno, encargado de las finanzas de la institución, no es nuevo. 

Los abusos y corrupción han llevado a la institución a una quiebra financiera, vemos problemas para operar al mes de julio”, adelantó el funcionario ante miembros del Senado de la República.

Casi 24 horas después, el director general del ISSSTE, Héctor Santana, matizó lo expuesto por Zenteno, aseguró que están garantizadas las pensiones, aunque “enfrentamos retos presupuestales y rezagos en infraestructura porque es insuficiente o se requiere sustituirla”. 

Según cálculos propios de ejecentral con información de la Secretaría de Hacienda (SHCP), la advertencia de Zenteno coincide con que en el primer trimestre (diciembre a febrero) de la administración de Andrés Manuel López Obrador, el gasto se disparó a 864 millones de pesos en promedio diario (77 mil 743 millones). Dicha erogación, descontado el efecto inflacionario, es 3.6% superior a lo registrado en igual periodo de inicio de sexenio de Enrique Peña Nieto.

También es 108.9% mayor a lo registrado en el primer trimestre del sexenio de Felipe Calderón; 197.5% mayor al de Vicente Fox y 228.8% más respecto a lo reportado con Ernesto Zedillo.

Lo anterior significó que por cada peso que ingresó (sin considerar transferencias del gobierno federal) al ISSSTE, en el trimestre, López Obrador gastó 4.1 pesos. Ese monto también es el más elevado para un arranque de sexenio. Con Peña fueron 3.9 pesos, con Calderón 2.1 pesos, con Fox 1.6 pesos y con Zedillo, por cada peso que ingresó la institución gastó 1.3 pesos.

›Para llegar a julio, como advirtió Zenteno, el gobierno federal tendrá que haber inyectado más de 91 mil millones de pesos en transferencias al ISSSTE, recursos que equivalen a casi tres cuartas partes (73.2%) del gasto programable de la Secretaría de Salud para todo 2019.

En noviembre de 2018, este periódico reveló cómo el Instituto tenía un boquete financiero que debía enfrentar el gobierno de López Obrador (http://cort.as/-HDc2), pues reportaba el déficit más alto de su historia.

Soluciones exprés

Más allá de un elevado gasto en esta administración, el segundo más costoso en en los últimos 28 años del ISSSTE, para el presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala, “lo que hace falta es voluntad administrativa para liberar 25% de estas reservas” de Hacienda.

Estas reservas son las que la Ley del Instituto tipifica “para enfrentar efectos catastróficos” y las cuales, según Ayala, suman alrededor de 97 mil millones. Ese monto contrasta con los 244 mil 785 millones que transfirió el gobierno en 2018, es decir, esas reservas cubrirían 40 centavos de cada peso inyectado.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) interpretó la ley del Instituto en torno a la eventual carencia de esas reservas y resolvió: “el déficit que hubiese será cubierto por el gobierno federal y los gobiernos o dependencias y entidades de las entidades federativas o municipales que coticen al régimen de esta Ley en la proporción que a cada uno corresponda”. 

En el primer trimestre de la administración de AMLO, el gasto total en el issste se disparó a 864 millones de pesos diarios.

ES DE INTERÉS |

Compartir