Compartir

Nantzin Saldaña

nsaldana@ejecentral.com.mx

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, fue entregado en extradición a autoridades mexicanas pasadas las 8:15 hora local (9:15 hora de México) en la base de la Fuerza Aérea “General José Víctor Mejía”, situada en el aeropuerto internacional La Aurora y tras practicársele exámenes médicos 35 minutos después abordó el avión Cessna 550 Citacion II de la PGR que lo traerá a México, para enfrentar procesos del fuero federal y local.

Agentes de la AIC de la Procuraduría General de la República, acompañados por elementos de la Policía Federal y representantes de la cancillería participaron en la entrega legal del exmandatario veracruzano. Si bien sus abogados estuvieron presentes, el expriista viaja solo, escoltado por autoridades mexicanas.

En un comunicado, la dependencia informó que el procedimiento de extradición de Duarte se desarrolló con respeto y observancia de sus derechos humanos, cuidando el debido proceso.

Duarte de Ochoa, llegará a México para enfrentar procesos federales por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y del fuero estatal, que suman además abuso autoridad, incumplimiento del deber, peculado, tráfico de influencias y coalición, en una batalla legal ante Procuraduría General de la República (PGR) y la Fiscalía de Veracruz, y en medio del descrédito total frente a la sociedad mexicana.

    Los movimientos del exmandatario veracruzano, acusado de desviar millones de pesos del erario estatal para su beneficio a través de una red de corrupción, iniciaron desde la madrugada de este lunes. Como informó ejecentral, a las 4 la mañana, Javier Duarte, fue recogido en el penal de Matamoros por un convoy de la Dirección General del Sistema Penitenciario para iniciar el recorrido rumbo al aeropuerto de la Fuerza Aérea Guatemalteca, donde fue entregado a las autoridades mexicanas minutos antes de las 9 de la mañana (hora de México) esposado y usando un chaleco antibalas.   Con cabello corto, sin barba y con una camisa a rayas, el exgobernador, ya sin una sonrisa en el rostro, inició su retorno a México, tras su captura en Guatemala, el pasado 15 de abril en un hotel de Panajachel, Sololá.  

DE8TJhkXoAQW2u0

Aeronave donde será trasladado Duarte a México. Foto: Ministerio de Gobernación de Guatemala

  La aeronave tipo Cessna 550 Citacion II en que viajó Duarte de Ochoa tiene capacidad para entre ocho y 12 pasajeros y dos pilotos y no cuenta con baño.   Con una altura máxima al interior de 1.70 metros, es difícil permanecer de pie y sus asientos no son tan amplios, por lo que el exgobernador de Veracruz podría viajar con poca comodidad durante la hora y 45 minutos de trayecto.   En el operativo para el traslado y entrega de Duarte participaron efectivos de la policía civil, acompañados por 20 efectivos del sistema penitenciario, así como elementos del ejército guatemalteco.  

Sin embargo, se sabe el expriista aterrizará pasado el mediodía en un avión de la Procuraduría General de la República (PGR) en el hangar de la dependencia del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM), en donde en primer momento se le practicarán los exámenes médicos correspondientes, antes de proceder a su traslado.

Un gran hermetismo han mantenido las autoridades federales sobre a donde irá y si el traslado será por tierra o aire.

De acuerdo al nuevo sistema de justicia penal, tras su llegada Javier Duarte debe ser puesto a disposición del juez de control que giró su orden de aprehensión, el cual está radicado en el Reclusorio Norte (Reno) de la Ciudad de México.

Sin embargo, también podría ser llevado directamente a un penal federal de máxima seguridad, a solicitud de prisión preventiva por el Ministerio Público, bajo el argumento de medidas de seguridad que requiere el exgobernador por el peligro que puede correr en una prisión local, y que la audiencia ante el juez de control se programara como videoconferencia. Lo que parece menos viable.

Las autoridades judiciales prevén que la audiencia inicial se celebre a las 13:00 horas.

En la audiencia, el juez de control definirá, con los elementos que le aporten ambas partes, si Duarte pudiera o no llevar el juicio en libertad. Las autoridades federales buscan que no exista esta posibilidad.

En caso de que se diera, al expriista se le podría colocar un brazalete, quitar el pasaporte, entre otras medidas. Aunque tras haberse fugado posterior a solicitar licencia como gobernador en octubre de 2016, para presuntamente hacer frente a la justicia solo mes y medio antes de concluir su mandato, de lograrlo sería un revés para la PGR.

Acusaciones con alfileres

Las acusaciones contra el exgobernador Javier Duarte se sostienen con alfileres. Cifras contradictorias y falta de peritajes dominan los expedientes de la PGR y la Fiscalía de Veracruz.

Errores en documentos y contradicciones en las cifras del presunto daño que causó al erario, testimonios controvertidos en el propio expediente e investigaciones por parte de la Fiscalía de Veracruz que sólo aportaron dos documentos y un par de testimonios, son los elementos que integran las carpetas con las que pretenden probarle cinco delitos.

Mientras que a nivel federal ocurre lo mismo. Peritajes que no demuestran la ruta del dinero que habría desviado Duarte de Ochoa del gobierno de Veracruz, ni tampoco se incluyen en el expediente documentos, peritajes que soporten los testimonios que acrediten la vinculación, como organización criminal, entre el exmandatario, sus subalternos y la adquisición de un terreno.

Al no establecer que existía una estructura criminal para delinquir, no se podrán demostrar los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, que exige comprobar que tres o más personas se organizaron para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer alguno o algunos de los delitos tipificados por la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada.

DefensaDeHuevos-2

Javier Duarte fue detenido el 15 de abril pasado, por elementos de Interpol en colaboración con la Policía guatemalteca, en un lujoso resort turístico de Panajachel, en el departamento de Sololá. Y en audiencia del pasado 4 de julio, ante la fiscalía de Guatemala, decidió allanarse para enfrentar los procesos en su contra en México y ser extraditado.(Con información de Jair Avalos y Francisco Pazos. FOTO: Ministerio de Gobernación de Guatemala ). EC/DA

Compartir