Compartir

Redacción ejecentral

Jennifer Lawrence es una chica con suerte.

Este sábado, la ganadora del Oscar se encontraba a bordo de un avión privado cuando ella y su tripulación se vieron forzados a aterrizar de emergencia debido a fallas con el motor del avión, aseguró el medio E!News.

El representante de la actriz confirmó el incidente, pero aseguró que tanto la actriz como aquellos que la acompañaban se encuentran bien.

El vuelo salió de Louisville, Kentucky, pero a los 9448 metros de altura los pilotos tuvieron que aterrizar de emergencia en Buffalo, Nueva York, ya que uno de los dos motores dejó de funcionar y mientras bajaban, la segunda también colapsó. (Con información de E!News). AS/RB

Compartir