Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

En una sentencia histórica el juez Jonathan Bass Herrera emitió una resolución con la que suspende de forma definitiva que cualquier ninguna niña, niño o adolescente y sus familiares, integrantes de las caravanas migrantes, pudieran ser deportados, además ordenó su reconocimiento colectivo como refugiados en México.

La urgencia del juzgador fue justificada bajo el argumento de que “ante una afluencia masiva de solicitantes de asilo se hace evidente una situación que merece una protección de carácter colectivo, sin esperar al análisis individual de cada caso”.

La resolución significa que todas las niñas, niños y adolescentes que forman parte de las caravanas, y que manifiesten su deseo de obtener refugio en México, lo tendrán «pre-aprobado» y no será necesario que se realice el trámite ordinario.

Bass exhortó a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (CMAR) para que determine el procedimiento para la aplicación del reconocimiento colectivo de refugio en un plazo de cinco días, una vez que quede firme la sentencia.

Sin embargo, esta medida no convierte a México en un tercer país seguro para la migración.

El Juez Bass apuntó que las autoridades han sido omisas en brindar la protección integral a los menores migrantes ye el Instituto Nacional de Migración (INM) tenía la obligación de elaborar un plan de intervención a través de un diagnóstico integral de necesidades de protección. NR

Compartir