Compartir

Redacción ejecentral

Joaquín «Chapo» Guzmán Loera fue declarado culpable este martes de los 10 delitos de los que era acusado por liderar un imperio criminal que traficó toneladas de drogas a Estados Unidos durante 25 años, por los cuales enfrentará cadena perpetua según la ley estadounidense.

Tras el veredicto leído por el juez Brian Cogan en la corte federal de Brooklyn, el exjefe del cartel de Sinaloa, de 61 años, que vestía traje gris oscuro y camisa beige, miró a su joven esposa Emma Coronel, madre de sus hijas mellizas de siete años, sonrió levemente como para tranquilizarla y se puso la mano en el corazón.

Coronel, de 29 años, vestida con pantalones ajustados negros y una chaqueta verde, le levantó el pulgar de la mano derecha, se cruzó las manos en el pecho y le tiró un beso antes de que los alguaciles retiraran al capo rápidamente de la sala.

El 25 de junio se conocerá la sentencia 

La lectura del veredicto de la condena del El Chapo está programada para el 25 de junio a las 10 de la mañana.

Hasta el momento no está claro en qué prisión de máxima seguridad cumpliría su sentencia, pero se especula que sea trasladado al penal ADMAX Florence de Colorado, que alberga a criminales de “alta peligrosidad” bajo un aislamiento total. La conocen como ‘La Alcatraz de las Rocosas”. En sus celdas hay terroristas, espías y peses gordos de la mafia internacional.

Joaquín Guzmán, de 61 años, fue hallado culpable de los 10 cargos que incluyen la participación en una iniciativa criminal continua, conspiración internacional para elaborar y distribuir cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana, conspiración para importar cocaína (a EU), conspiración para distribuir cocaína, distribución internacional de cocaína, uso de armas de fuego, conspiración para lavar dinero proveniente del narcotráfico.

El jurado que había iniciado la mañana de este martes, su sexto día de deliberaciones, también halló a El Chapo culpable de 25 de las 27 violaciones de las cuales era acusado, incluido conspiración para asesinar en el marco del narcotráfico.

El jurado deliberó unas 34 horas antes de pronunciar su veredicto. Los doce integrantes del jurado deliberaron en la corte federal en Brooklyn entre el lunes y el jueves de la semana pasada, e iniciaron una segunda ronda de deliberaciones el lunes y la mañana de este martes.

Según la Fiscalía de Brooklyn, El Chapo conspiró para traficar más de 200 toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos, usando túneles, lanchas, autos, trenes y avionetas. De esa manera, el capo logró amasar una fortuna que superaría los 14 mil millones de dólares. Fue extraditado a Nueva York en 2017, después de dos escapes espectaculares de cárceles mexicanas, el último usando un túnel, su sello particular, que llegó hasta el sanitario de su celda.

Durante el juicio la defensa de Guzmán acusó a los testigos de cargo de convertir a su cliente en un chivo expiatorio de sus propios crímenes.

Tres meses de juicio 

El juicio del El Chapo en la corte federal de Brooklyn fue un fascinante viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga y a la vida cotidiana del capo en la clandestinidad de las sierras de Sinaloa, su estado natal, un drama con un casting impresionante: sus propios protagonistas.

La fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, desde exsocios de El Chapo a agentes del FBI, la DEA y otras agencias del gobierno, así como a funcionarios de varios países latinoamericanos.

El jurado escuchó conversaciones del Chapo con sus socios grabadas por soplones a escondidas y otras interceptadas por el gobierno, y leyó decenas de sus mensajes de texto encriptados, así como cartas que le envió a su mano derecha desde la cárcel. También vio ladrillos de cocaína, granadas, lanzagranadas y rifles de asalto incautados o destinados al capo.

Pero sobre todo, escuchó innumerables relatos de la vida y obra de El Chapo contados por 14 de sus exsocios: secretarios, pilotos, un sicario, un gerente, un contable, sus mayores proveedores de cocaína en Colombia, su mayor traficante en Estados Unidos, su jefe de comunicaciones y hasta una examante que se escapó con él desnudo por un túnel.

Estos testigos relataron cómo el capo compraba toneladas de cocaína en Colombia a 3 mil dólares el kilo, y las transportaba hasta México en submarinos semisumergibles, aviones, barcos pesqueros o contenedores comerciales, a veces con escalas en Ecuador, Guatemala, Belize, República Dominicana u Honduras.

Y cómo la droga llegaba finalmente a Estados Unidos por túneles, escondida en latas de jalapeños en trenes, en camiones de gasolina o en compartimentos secretos en automóviles, y era revendida aquí en hasta por 35 mil dólares el kilo.

Todo gracias a la complicidad de corruptos funcionarios de México que recibieron millones en sobornos, y si se cree al testigo cooperante Alex Cifuentes, un exnarco colombiano, eso incluye al expresidente de México Enrique Peña Nieto.

La fiscalía calcula que el Chapo, célebre por sus dos espectaculares fugas de prisiones mexicanas, facturó 14,000 millones de dólares entre 1989 y 2014, pero no ha logrado hallarle ni un centavo. (Con información de AFP, Telemundo) NM

ES DE INTERÉS

El Chapo, un escurridizo del sistema penal mexicano

Emma Coronel y El Chapo intercambian mimos tras veredicto

Chapo sin posibilidad de salir de prisión, dice Fiscal de NY

En fuga de El Chapo Guzmán ignoraron 46 alertas

Emma Coronel: El Chapo es un ‘excelente padre, amigo, y pareja’

El Chapo es un ‘chivo expiatorio’ del Mayo Zambada: abogados

El Memín narra torturas y ejecuciones a manos del Chapo

Hijos de El Chapo mataron a Javier Valdez: ‘El Licenciado’; niega autoría

Exdiputada acepta que traficó y lavó para ‘El Chapo’ por amor

Ingeniero de El Chapo ayudó al FBI a interceptar sus llamadas

Compartir