Compartir

Redacción ejecentral
Foto | Nahum Torres

Foto | Nahum Torres

Nahum Torres | @nahjum

Su primer álbum, Tango, ciudad amada, editado en España en 2002, fue considerado el Mejor disco Off-Jazz por la revista local Cuadernos de Jazz. Al año siguiente, con Resurrección del ángel, el ensamble de “tango contemporáneo” La Camorra fue nominado como revelación dentro de los premios del diario Clarín.

Hoy, con casi 23 años de carrera, el quintento argentino -que retomó como nombre el título de la asombrosamente compleja suite homónima incluída en aquel álbum que Piazzolla grabó en Nueva York en 1988- sigue siendo una revelación, salvo que ahora para los escenarios latinoamericanos.

Conformado por Nicolás Enrich (bandoneón), Sebastián Prusak (violín), Nicolás Guerschberg (piano), Jorge Kohan (guitarra) y Hugo César Asrin (contrabajo) La Camorra visitó México por vez primera en 2013, como parte del ‘Piazzolla Project’ y regresan a la ciudad para apoderarse del público del Lunario del Auditorio Nacional, en un concierto único.

Anoche, La Camorra abrió provocadoramente con la suite 1 homónima creada por Astor Piazzolla en 1988.

En homenaje permanente al compositor, el quintento programó temas como “Concierto para quinteto”, “La Camorra (1 y 2)”, “Tango del ángel” y “La muerte del ángel” que fueron alternando con piezas originales del guitarrista clásico y fundador de esta pandilla de tango contemporáneo, Jorge Kohan, así como dos piezas que estrenaron, una de ellas “Rompiendo mal”, compuesta por el joven bandoneonista Nicolás Enrich, en tributo humorístico-literal a la serie Breaking Bad.

El violinista Sebastián Prusak fungió como anfitrión del recital. A mitad del espectáculo brindó una sorpresa al público cuando invitó a Yayo González, voz principal del septeto argenmex Paté de Fuá.

Con Yayo en el escenario interpretaron “Jacinto Chiclana” -aquel poema de Jorge Luis Borges que Piazzola musicalizó-, en un gesto de identidad “brava” que además recuerda la confrontación del más grande autor y “el músico más grande que ha dado la Argentina”.

La Camorra concluyó con “Adiós Nonino”, el tema más popular de Piazzola; sin embargo, el público los hizo regresar al escenario tres veces más.

Compartir