Compartir

Jair Avalos | Corresponsal

Boca del Río, Veracruz.- El aroma de las multitudes se percibía en el ambiente. Desde las nueve la mañana los agremiados de la Confederación Nacional Campesina (CNC) visitaban Boca del Río para recibir al nuevo líder nacional, el senador Ismael Hernández Deras. Los líderes campesinos y obreros se fueron “a la cargada” con los PepesJosé Antonio Meade Kuribreña y José Yunes Zorrilla.

Aún no acaba el 2017 y en Veracruz ya están “más puestos que un calcetín” para las elecciones del siguiente año. A la sombra de la precandidatura del ex secretario de Hacienda de Enrique Peña Nieto, también están las aspiraciones del senador Yunes para gobernador y de Juan Carlos Molina, a la senaduría.

El PRI Veracruz movió a su voto duro, el que siempre cruza igual la boleta: el voto campesino. Desde la zona de lujo del Estado lanzaron el “típico” llamado a la unidad para la elección presidencial con la esperanza de recuperar la gubernatura.

Varios salieron desde las cinco de la mañana para llegar temprano a Boca del Río. El evento fue en el Hotel Galería Plaza, donde difícilmente algún campesino cenecista podría pagar los dos mil 100 pesos por noche que se pagan por una habitación sencilla o los seis mil 800 pesos de una presidencial.

JairAvalos-Veracruz_CNC_7

Era un contraste de realidades. Por un lado señoras con peinados de salón y vestidos de boutique se reunían para celebrar el cumpleaños de Marité, llevándole una rebanada de pastel de chocolate espolvoreado con azúcar glas; por la entrada de atrás llegaban las comunidades campesinas.

Eran hombres con sombreros de palma con cintas que decían “Todos con la CNC”, “¡Viva CNC!” sobre frentes sudorosas por el recorrido.

El desayuno ya era digestión y la torta y jugo que les entregaron a la bajada del autobús no fue suficiente para quienes esperaron más de tres horas para que iniciara el evento. Llegaron desde las 8 de la mañana, la cita formal era a las 10 y el evento inició casi a la una de la tarde.

 “A mí me vale”, señaló un campesino con gorra de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Sacó un pequeño rollo de billetes de 200 pesos de su camisa de líneas azules y verdes y ordenó un desayuno de huevos a la mexicana, frijoles, jugo de naranja y café. Desentonaba con las señoras que celebraban el cumpleaños y se molestaron por el escándalo de la reunión campesina.

Dentro del salón Veracruz, el panorama no era mejor. Dos mesas de catering con galletas, agua, refrescos de lata y café no duraron ni diez minutos. Los asistentes se llevaban lo que le cabía en las manos para su familia y grupo con quienes viajaron.

El aire acondicionado no daba para más. El salón era una especie de sauna ante la multitud y el calor matinal porteño. Sin pudor al sudor y su aroma, los asistentes levantaban en alto banderas de tela blanca con serigrafía en letras rojas con iniciales de la organización.

JairAvalos-Veracruz_CNC_3

Todos “sin ninguna vacilación con Pepe Meade”

“¡Ahí vienen! ¡Ahí vienen”, gritaba con especial ahínco un coordinador municipal que se encargó de orquestar una valla humana que recibió al líder nacional cenecista Israel Hernández Deras, al senador José Yunes Zorrilla; al líder estatal del PRI, Renato Alarcón y a Juan Carlos Molina Palacios.

El folklor político veracruzano era palpable.

Es que hay que darle calor a nuestros gallos”, comentaban entre sí los líderes regionales campesinos.

Todos se referían a José Yunes y Juan Carlos Molina, que en los últimos meses se han dejado retratar juntos en eventos políticos. Los agremiados, políticos y periodistas tomaron el evento como “un destape” simultáneo entre el senador y el líder campesino. Molina Palacios aspira a ser candidato a senador y José Yunes Zorrilla tiene 15 años aspirando a ser candidato a gobernador de Veracruz.

La lógica que sostienen es simple: José Antonio Meade, precandidato priista a la presidencia, y José Yunes Zorrilla son amigos y excompañeros del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), generación 1987; entre los reducidos círculos priistas comentan “que Pepe Toño tiene que apoyar a su tocayo. ¿No lo crees?”.

JairAvalos-Veracruz_CNC

Durante las tres ocasiones en las que se presentó a Yunes Zorrilla, Juan Carlos Molina se levantaba de su asiento y alzaba un puño. Los demás lo imitaban y gritaban “Pepe, Pepe, Pepe”, acompañado del eco de la batucada presente que generaban ruido ensordecedor.

Cuando ustedes mencionaron esos ‘Pepe, Pepe’ llegó a mi mente otro Pepe que tenemos que apoyar sin ninguna vacilación. Tenemos el mejor candidato a la presidencia de la República, ‘Pepe’ Meade”, con lo que concluyó su discurso el senador veracruzano.

La gente se desgarraba las cuerdas vocales con gritos que se escuchaban de extremo a extremo en los 75 metros de largo del salón.

El desfile de los “ex”

Al evento asistieron pocas personalidades políticas, quizás por la sombra del duartismo o quizás por estrategia, para no eclipsar o “dar la nota” con algún exfuncionario acusado de corrupción.

Solo un desfile de exfuncionarios menores de dependencias estatales, exalcaldes entre ellos, la exalcaldesa de Veracruz, Carolina Gudiño Corro, formada y protegida desde el municipio de Tierra Blanca, de donde es originaria su familia.

También desfilaron exdiputados locales “ignorados olímpicamente” y personajes de municipios agraristas. Desde 1938 la CNC ha representado uno de los poderes fácticos en donde el Partido Revolucionario Institucional se ha recargado.

Llegó el líder estatal priista, Renato Alarcón, ex delegado del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de Trabajadores del Estado, señalado en medios locales por una “empresa fachada” que operó durante el sexenio de Javier Duarte dentro del organismo federal.

“Van a venir falsos profetas”

Para Ismael Hernández Deras no ha sido fácil tomar las riendas de la CNC Nacional. Originario del estado de Durango, el ex alcalde, ex gobernador y ahora senador priista, sólo fue integrante del brazo agrario priista a los 17 años en su pueblo natal, El Mezquital.

Ante su nombramiento, la CNC de Durango lo “desconoció” como dirigente pero “se disciplinaron” por el partido y el llamado a la “unidad” que se realiza en cada evento priista.

Este evento no fue la excepción. Ismael Hernández dijo que el presidente Peña Nieto no ha “trabajado para el aplauso fácil” durante su sexenio.

Van a venir falsos profetas, personajes mesiánicos a pintarle a Veracruz que en el próximo año taren la varita mágica para sacar de pobres a los mexicanos. Ya han tenido su oportunidad (…) si ustedes van a la ciudad de México y ustedes miran la cantidad de pobres que existen en la ciudad”, dijo Hernández Deras en alusión a Andrés Manuel López Obrador, aunque sin mencionar al líder de Morena por su nombre.

JAirA_CNC

El líder nacional cenecista dijo que el PRI es “el único partido que se adapta a la realidad del país, que tiene un proyecto a mediano y largo plazo y que da tranquilidad a los padres y madres de familia (…) el partido de los políticos profesionales”.

Hernández Deras habla con la garganta, lo que provoca que rápidamente hable ronco y tenga que hacer hasta tres y cuatro pausas para dirigirse al público. Al final de los 20 minutos de discurso, el duranguense perdió fuerza en la voz para gritar “¡Viva el PRI! ¡Viva la CNC!”.

El evento concluyó, la consigna lanzada por la dirigencia local campesina es no abandonar a los productores de caña, maíz, frijol, piña, cítricos y papaya que convergen en el campo veracruzano, “porque esa es la gente que se parte la madre en las urnas defendiendo el voto priista”.

Estamos más puestos que un calcetín para el 2018 (…) para respaldar y apoyar a Pepe Meade”, sentenció Molina Palacios con la respuesta in mediata de sus agremiados, su “gente bonita, gente de verdad”.

Con el canto del himno de la CNC se terminó el evento que más esperó para iniciar que para “dar línea” entre los integrantes del campo veracruzano para apoyar a José Antonio Meade “porque él estuvo en Banrural, él creó la Financiera Rural (…) nos ha dado créditos blandos para el campo y ha defendido el campo mexicano”.

El salón Veracruz, que reunió a más de 3 mil personas, cuando su capacidad es de mil 500, se vació con el himno agrario. Todos salieron rápido del hotel para ocupar sus autobuses estacionados en el nuevo bulevar de Boca del Río, que inauguró el alcalde Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo del gobernador panista Miguel Ángel Yunes Linares.

Los campesinos y sus familias regresaron a sus comunidades. Aprovecharon el mitin para pasear y ver el mar de cerca. Dejaron sus azadones, siembras y yuntas para responder al llamado de la unidad priista. (FOTOS: Jair Avalos)

Compartir

error: Contenido protegido.