Compartir

Redacción ejecentral

Estima la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que en 2019 el país disminuirá su crecimiento a una tasa de 2 por ciento, por debajo del 2.5 por ciento proyectado en noviembre pasado; mientras que para 2020 sus pronósticos bajaron de 2.8 a 2.3 por ciento.

El documento Perspectivas Económicas señala que las fuertes remesas, el aumento del salario mínimo y los planes del gobierno para impulsar la inversión en infraestructura y reactivar la producción de energía deberían elevar la demanda interna en el país.

La OCDE destaca que la solidez del país en su  política macroeconómica, tipo de cambio flexible y exposiciones manejables a la deuda denominada en moneda extranjera, así como margen para impulsar la política monetaria en la medida que la inflación disminuya mientras se aprovecha la oportunidad para mejorar las posiciones fiscales, si es necesario.

Panorama mundial

La economía mundial se está desacelerando y persisten los principales riesgos, con crecimiento que se debilita mucho más de lo esperado en Europa, según las más recientes perspectivas económicas de la OCDE.

Las perspectivas económicas son ahora más débiles en casi todos los países del G-20. Las vulnerabilidades derivadas de China y el debilitamiento de la economía europea, combinadas con una desaceleración del comercio y la manufactura global, la alta incertidumbre política y los riesgos en los mercados financieros, podrían socavar un crecimiento sólido y sostenible a mediano plazo en todo el mundo”, indicó.

La OCDE proyectó que la economía mundial crecerá 3.3 por ciento en 2019 y una décima más, 3.4 por ciento en 2020. Las revisiones a la baja de las previsiones económicas anteriores en noviembre de 2018, son particularmente importantes para la zona del euro, especialmente Alemania e Italia, así como para Reino Unido, Canadá y Turquía.

Las perspectivas identifican la desaceleración china y europea, así como el debilitamiento del crecimiento del comercio mundial, como los principales factores que influyen en la economía mundial.

El organismo subrayó que “las restricciones comerciales adicionales y la incertidumbre política podrían traer efectos adversos adicionales sobre el crecimiento global.

Se espera que el estímulo político ayude a compensar los débiles desarrollos comerciales en China, los riesgos continúan de una desaceleración más aguda que afectaría el crecimiento mundial y las perspectivas comerciales”.

Una desaceleración más aguda en cualquiera de las principales regiones podría descarrilar la actividad en todo el mundo, especialmente si se extiende a los mercados financieros. Los gobiernos deben intensificar el diálogo multilateral para limitar los riesgos y coordinar las acciones de política para evitar una mayor recesión», dijo la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone.

Pidió a los bancos centrales que sigan brindando apoyo, pero destaca que la política monetaria por sí sola no puede resolver la desaceleración en Europa ni mejorar las modestas perspectivas de crecimiento a mediano plazo.

“Un nuevo estímulo fiscal coordinado en los países europeos con baja deuda, junto con las renovadas reformas estructurales en todos los países de la zona del euro agregarían un impulso a la recuperación del crecimiento, impulsaría la productividad y estimularía el crecimiento salarial a medio plazo”, apuntó.

ES DE INTERÉS 

Banxico baja (otra vez) su pronóstico de crecimiento del PIB

Moody’s ajusta a la baja crecimiento del PIB de México en 2019

HR Ratings baja perspectiva de crecimiento para México

Crecimiento de 2% en 2019, pero con riesgos, mantiene SHCP

Bank of America ML recorta (a la mitad) crecimiento de México

FMI recorta previsión de crecimiento de México, de 2.5% a 2.1%

Compartir