Compartir

Bet Birai Nieto

bnieto@ejecentral.com.mx

En 10 años, las fuentes de ingresos de mercado han sufrido una enorme transformación, acorde con la modificación de los patrones de consumo en la industria de la música que ha migrando del cassette y el disco compacto a la transmisión de datos a través del streaming, aunque la revolución en el consumo mutó desde 1980.

Cuando Spotify salió al mercado, en octubre de 2008, casi 80% de los ingresos de la industria de la música grabada provenía de la venta de formatos físicos con cerca de 12 mil 200 millones de euros de 15 mil 700 millones que se generaban en total.

Graf-AnaliticaOK1

Según el estudio Global Music Report 2018, elaborado por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI, por sus siglas en inglés) 86% de los internautas escucha habitualmente música mediante servicios de streaming en línea, en audio y video.

El uso de streaming para audio a través de sitios como Apple Music o Spotify alcanzó a 61% de los usuarios en el mundo, de acuerdo a la encuesta de la IFPI, aplicada a personas de entre 16 y 64 años, en 18 países.

Graf-AnaliticaOK2

En el estudio anual se estima que 52% del tiempo que los usuarios se dedican a escuchar música en línea lo hacen en plataformas de video como YouTube, aunque no reporta a la industria un justo retorno económico.

Según el análisis anual, a través de ese tipo de servicios se puede acceder a más de 45 millones de canciones por medio de computadoras, teléfonos móviles, además de otros dispositivos con conexión a internet.

Graf-AnaliticaOK3

Entre las inquietudes de la industria también resalta el mercado de descargas sin licencia que se ha mantenido como un problema importante a nivel global, pues 38% de los usuarios de internet acceden a contenidos no autorizados y la mayor amenaza proviene de quienes descargan de forma ilegal las piezas que circulan en streaming para evitar el pago de suscripciones a servicios musicales.

En el contexto de un mercado global que ha soportado 15 años de disminución de ingresos, las discográficas trabajan en motivar sus recientes ganancias para garantizar que los creadores de música reciban un valor razonable.

En promedio, los consumidores gastan 17.8 horas escuchando música por semana

Graf-AnaliticaOK4

Compartir