Compartir

Gerson Hernández Mecalco

Las críticas que se han hecho en los últimos días a la tarea que realiza Notimex, la agencia de noticias del Estado mexicano —creada como la Agencia Mexicana de Noticias el 20 de agosto de 1968, con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos celebradas en nuestro país— tienen fundamento. En documentos y testimonios que compartieron con este columnista, trabajadores denunciaron que algunas órdenes de trabajo parecían ser órdenes policiacas desde un organismo público. Veamos algunos ejemplos:

“(Se necesita un) especial de radiografía del cártel… consignar en qué municipios mandan, en dónde viven y operan”.

›“El subdirector pide que elaboren un trabajo especial sobre los vínculos de… y las pasadas elecciones, en que el gobernador… resultó ganador”.

Estás son algunas de las órdenes de trabajo giradas por Agustín Lozano, subdirector de Notimex, semanas antes del desmantelamiento de la agencia, a través del despido injustificado de más de 100 periodistas. Pero mejor vamos por partes.

Notimex. En la página de la agencia se describe como un organismo descentralizado de la administración pública federal que busca coadyuvar, con auténtica independencia editorial, al ejercicio del derecho a la información, mediante la prestación de servicios profesionales en materia de noticias al Estado mexicano y a cualquier persona, entidad, organismo público o privado, nacional o extranjero.

El 2 de junio de 2006, tras una reforma a sus estatutos y por decreto de ley se transforma en la “Agencia de noticias del Estado mexicano”, organismo no sectorizado, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio, así como de autonomía técnica y de 
gestión.

Actualmente difunde contenidos de texto, fotografía, audio, video e infografía con alcance global reforzado por sus redes sociales. Sus usuarios y suscriptores son agencias de noticias como EFE y Reuters, así como medios de información se ubican en México, Norte, Centro y Sudamérica, Europa, Asia y África.

Desmantelamiento. Desde hace unas semanas, trabajadores de la agencia de noticias han denunciado despidos injustificados. Por ejemplo, un trabajador que ganaba al mes 20 mil pesos con una antigüedad de 10, 25 o 30 años, no recibió lo que marca la ley y el contrato colectivo. Obtuvo menos de 60 o 70%. Uno de los reporteros entrevistados comenta: “se están pasando de lanza… bajo la bandera de la austeridad republicana, una reportera con 29 años de antigüedad, le ofrecieron menos que a compañeros con menos años, al final no le quedó de otra que aceptar los 450 mil, cuando por ley le correspondían 700 mil”.

A mi amiga reportera, Aleida, con 20 años de antigüedad y un sueldo de 20 mil pesos, le correspondían de 350 o 400 mil pesos. Al final le dijeron: “lo tomas o lo dejas. Acá están 200 mil pesos”. No le quedó de otra que escuchar el canto de las sirenas por el Imer, radiodifusora pública que también está sacando proyectos de su 
programación.

¿Cómo les avisaron del despido? “En la CDMX empezó el despido masivo desde abril y mayo, en los estados cortaron relaciones laborales a partir del 29 de mayo… aunque ya sabíamos a qué nos habían llamado, el citarorio fue revisión de equipo técnico”, afirma Jenaro, otro reportero que toda su vida ha luchado por la libertad de expresión.

Agregó: “Sufrimos de hostigamiento, debemos enviar cuatro notas mínimo al día, ninguna de comunicados. Cuando trabajábamos los domingos nos daban una prima”.

En varios estados ya hubo arreglo económico, pero en la CDMX no les han ofrecido nada, sin contar con la retención de 20 mil pesos de su caja de ahorro. 

Amiguismo. En el organigrama actual de Notimex, a la par con su séquito de amigos regiomontanos, aparece como subdirector de Ventas, Alejandro Salas, cuando su carrera es periodística, pero para darle un sueldo mayor, al ser compadre de Sanjuana, ésta lo tiene en nómina de esa manera.

La directora de Notimex desde su cuenta de Twitter @SanjuanaMtz escribe: “¿Eres estudiante en etapa de servicio social? Bienvenido. En @Notimex te necesitamos y te ofrecemos un gran aprendizaje en el periodismo”.

›¡Ojo! Nadie está en contra de que se emplee a los jóvenes estudiantes, lo que no se puede permitir son los errores que recientemente se han difundido en las redes socio-digitales de la agencia, que muestran el detrimiento de la calidad informativa.

Errores informativos. A finales de junio, la cuenta de Twitter de @Notimex informó que el Valle de México estaba a punto entrar a una contingencia ambiental, pero al observar el mensaje, de pronto apareció, majestuosa, la imagen del Cerro de la Silla, que se encuentra en Nuevo León y es uno de los iconos regio.

Minutos después decidieron eliminar el tuit, pero lo que no pudieron evitar fue que su error los convirtiera en tendencia en redes. Días después, al intentar explicar el peligro en que se encuentran las ballenas, confundieron a este cetáceo con crustáceo, lo que originó comentarios negativos a la credibilidad de la agencia.

Otro amigo periodista dice que el proyecto de Sanjuana es “protagónico, arribista, desleal, traicionero, desde su trabajo en Diario de Monterrey, Proceso y La Jornada. El sello de su administración pasará a la historia por el atropello de derechos laborales y humanos, por promover lo negativo del país, ya que está prohibido difundir cultura, arte, 
etcétera”.

Sanjuana Martínez ha declarado que se ha enfrentado al “terrorismo sindical” desde su llegada, mientras que los recortes de personal que han ocurrido se deben a un reajuste como parte de la austeridad republicana.

“El líder sindical entraba con sus porros gritando en cada piso, colocando carteles, amedrentando de una manera u otra”. Entre estas acusaciones, lo único seguro es el despido de más de 100 periodistas a nombre de la austeridad repúblicana y la menor calidad informativa provoca en los lectores, una reputación negativa en los contenidos de la agencia mexicana Notimex.

En otras palabras, estas barridas sean o no culpa de Sanjuana son una roja directa para la credibilidad de la agencia.

@gersonmecalco

Compartir