Compartir

Ryan Gallagher y Henrik Moltke

Los secretos se esconden tras las paredes blindadas de ciudades norteamericanas dentro de las torres sin ventanas de rascacielos y estructuras de concreto que asemejan fortalezas construidas para aguantar terremotos e incluso ataques nucleares. Todos los días, miles de personas pasan por estos edificios, aunque raramente voltean a verlos porque no se conoce públicamente lo que en ellos se alberga. Forman parte integral de una de las cadenas más importantes de telecomunicaciones, pero también se relacionan con el programa de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA)

Atlanta, Chicago, Dallas, Los Ángeles, Nueva York, San Francisco, Seattle y Washington, DC. En cada una de estas ciudades, The Intercept identificó edificios de AT&T con equipo de red que transporta grandes cantidades de tráfico de internet por todo Estados Unidos y el mundo. El cuerpo de la evidencia, incluyendo documentos clasificados de la NSA, registros públicos, y entrevistas con varios exempleados de AT&T, apunta a que los edificios son básicos para un programa de espionaje de la NSA que durante años ha monitoreado miles de millones de emails, llamadas telefónicas, y conversaciones en línea por todo el territorio de EU.

La NSA considera que AT&T es uno de los socios en los que más confía y siempre ha elogiado la “extrema disposición de la compañía para ayudar”. Se trata de una sociedad de colaboración que data de varias décadas atrás. Lo que no se sabe, es que su alcance va más allá de los clientes de AT&T. Según los documentos de la NSA, se valora a AT&T no sólo porque “tiene acceso a información que viaja por toda la nación”, sino también porque mantiene relaciones únicas con otros proveedores de servicio telefónico y de internet. La NSA explota esta relación con propósitos de vigilancia al adueñarse de la estructura masiva de AT&T, la cual utiliza como plataforma para intervenir de manera encubierta los sistemas de comunicación de otras compañías.

Mucho se ha dicho con anterioridad de los programas de espionaje de la NSA. Pero se tienen pocos detalles sobre la infraestructura física que permite esa vigilancia. El año pasado, The Intercept sacó a la luz un probable edificio de la NSA en el bajo Manhattan en Nueva York. Ahora, por primera vez, señalamos una serie de edificios de otros edificios de todo EU que parecen tener una función similar, como partes cruciales de uno de los sistemas más poderosos de espionaje electrónico de mundo, escondidos a simple vista.

“Es sorprendente y ominoso ver hasta qué grado se dan estas cosas en suelo estadounidense”, dijo Elizabeth Goitein, codirectora del Programa de Libertad y Seguridad Nacional del Centro Brennan de Justicia. “Le da a la idea de vigilancia una cara que nunca nos pudimos haber imaginado antes en términos de edificios verdaderos e instalaciones reales en nuestras ciudades, en nuestros propios patios traseros”.

Las ocho ubicaciones se destacan en un mapa ultrasecreto de la NSA, el cual representa instalaciones de las que la agencia depende para uno de sus mayores programas de vigilancia que lleva el nombre código de FAIRVIEW (el cual capta y registra comunicaciones de las redes de AT&T). AT&T es la única empresa involucrada en FAIRVIEW, el cual se creó en 1985, de acuerdo con documentos de la NSA, y que incluye la escucha de cables de telecomunicaciones internacionales, routers y conmutadores.

De punta a punta

Las ocho sedes de AT&T que participan en el programa de espionaje de la NSA permiten abarcar todo el territoio de Estados Unidos:

ATLANTA.
51 PEACHTREE CENTER AVENUE

ti-atlanta-DSC5709-SH-edit-1529525114

Los mapas de la NSA y de AT&T indican que el edificio de Atlanta es uno de los centros de “conexión directa” que procesan el tráfico de internet como parte del programa de espionaje de la NSA que recibe el nombre código de FAIRVIEW. Un antiguo empleado de AT&T confirmó que el sitio es una de los principales “Redes de Nodos de Enrutadores de Servicio”, o SNRC, en EU. Es el lugar más cercano de AT&T al centro de enrutamiento de internet de Miami, según la NSA y los mapas de AT&T. Por los cables submarinos que pasan cerca de Miami fluyen grandes cantidades de información entre EU y América del Sur. Durante los últimos años, la NSA ha puesto bajo la mira del espionaje a varios países latinoamericanos como México, Brasil y Venezuela.

DALLAS.
ti-dallas-building-6-15283039914211 Bryan Street.

Construido en 1961, se trata de un edificio en color café amarillento, con un basamento de granito. Desde el exterior del edificio se ven sus ventanales, así como varias ventanas estrechas, muchas de las cuales parecen polarizadas o recubiertas con vidrio reflectante. Reportes de la NSA y AT&T señalan este edificio como parte de las centrales “de conexión directa”, las cuales procesan el tráfico de internet como parte de FAIRVIEW, el programa de espionaje de la NSA. Un ex empleado de AT&T confirmó que el sitio era una de las ocho principales Redes de Nodos de Enrutadores de Servicio, o SNRC en Estados Unidos. Los documentos que The Intercept obtuvo de la NSA describen explícitamente las escuchas de flujos de datos en estas instalaciones que albergan poderosos servidores.

NUEVA YORK. 811 10th Avenue ti-NY-building-10-1528304345

Este edificio se construyó en 1964 y fue la primera fortaleza de telecomunicaciones relevante de la ciudad. El imponente inmueble de concreto y granito, a 15 minutos de Central Park, en el barrio de Hell’s Kitchen, mide 134 metros de alto y tiene 21 pisos, todos sin ventanas y capaces de resistir una explosión nuclear. Es “un centro de telecomunicaciones y datos reforzado” y se renovó en 2000 para convertirse en un centro de datos de internet. Los mapas de la NSA y AT&T señalan que este edificio es parte de las centrales “de conexión directa”, las cuales procesan el tráfico de internet como parte de FAIRVIEW. La infraestructura albergada en el edificio de la Décima Avenida la agencia parece concentrarse en obtener emails, chats en línea y datos de sesiones de navegación en línea.

Seattle.
ti-seatle-seattle-1-15284690851122 3rd Avenue

El edificio de Seattle se encuentra en el centro de la ciudad, no lejos de la zona de muelles. El edificio gris de 15 pisos de alto tiene una docena de hileras de ventanas angostas, ventanas oscurecidas y ventilas que llegan a lo alto. Según el registro público, se construyó en 1955 y sus cimientos tienen refuerzos de concreto y las paredes del exterior tienen un marco de acero.

Históricamente, el edificio era un importante centro de intercambio de comunicaciones en el noroeste de EU, que enrutaba llamadas entre lugares como Bellingham, Spokane, Yakima, y el norte de Canadá y Alaska. 40 km al norte de Seattle, se encuentra una línea de cable intercontinental muy importante llamada Pacific Crossing-1, que enruta las comunicaciones entre EU y Japón.

Chicago.
10 South Canal Street ti-chicago-026V2098-1529092644

Según el Chicago Sun-Times, en este edificio se controla una gran parte del tráfico telefónico y de internet de la ciudad y está equipado con bancos de routers, servidores y sistemas de transformación. Los mapas de la NSA y de AT&T indican que el edificio de Chicago es uno de los centros de “conexión directa” que procesan tráfico de internet como parte del programa de espionaje de la NSA con el nombre código de FAIRVIEW. Philip Long, quien trabajó para AT&T durante más de dos décadas como técnico de servicio de redes, confirmó que el edificio de Chicago es una de las ocho principales Red de Nodos de Enrutadores de Servicio, o SNRC, en EU. Documentos de la NSA describen explícitamente la intervención de flujos de información en los ocho sitios.

ti-LA-building-8-1528304243LOS ANGELES. 420 South Grand Avenue

Cuando se construyó, en 1961, la torre de AT&T conocido como Madison Complex era el edificio más alto del centro de Los Ángeles. Ahora está a la sombra de varios rascacielos corporativos que los rodean en el Distrito Financiero. Tiene la estructura de una fortaleza y es una de las centrales telefónicas más grandes de EU. “El número de líneas telefónicas que pueden operarse desde esta oficina es de 1.3 millones, y además, esta oficina sirve como operador de larga distancia para zonas telefónicas vecinas”, según Central Office, un sitio web que perfila los centros de telecomunicación de EU. Este edificio de 135 metros, con 17 pisos, es de color beige y en el techo tiene una gran torre de microondas, que originalmente se usaba para transmitir llamadas telefónicas por medio de una serie de antenas.

San Francisco. 611 Folsom Streetti.SF-building-13-1528304435

Este edificio es descrito como el “centro nervioso” de las telecomunicaciones de la ciudad. Mide alrededor de 78 metros de alto y tiene nueve pisos. Tiene una serie de ventilas que pueden verse al nivel de la calle, pero tiene pocas ventanas. Es uno de los centros de “conexión directa” de EU que procesan el tráfico de internet como parte del programa de espionaje FAIRVIEW.  Hace una década se instaló una “cabina de distribución” que copiaba información de internet mientras pasaba por el edificio, antes de enviarla al cuarto de seguridad. El cuarto de seguridad incluye un “analizador de tráfico semántico”, una herramienta que puede usarse para buscar palabras específicas o frases en las grandes cantidades de información que se manejan en emails o en conversaciones.

Washington, D.C.

ti-washington-building-18-152830495330 E Street

Southwest

El edificio es grande, de concreto, de forma rectangular y con pocas ventanas y se encuentra a menos de una milla al sur del Capitolio de EU. El edificio tiene “una variedad de conmutadores de diversos tipos”, incluyendo equipo de AT&T para enrutar llamadas de larga distancia telefónicas por las redes. Cuando The Intercept visitó el edificio para tomar fotografías a principios de este año, a lo pocos minutos se acercaron varios policías armados y con perros. Interrogaron a nuestro reportero, revisaron su auto, y dijeron que el edificio era considerado infraestructura crítica. Los mapas de la NSA y de AT&T indican que el edificio de Washington D.C es uno de los ocho centros de “conexión directa” que procesan el tráfico de internet para el programa de espionaje FAIRVIEW.

Traducción: Graciela González

Compartir