Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Las consecuencias serán muy graves para los griegos y en el corto y mediano plazo, también lo son para los mexicanos.

 

La semana inició irritando ánimos por doquier. Primero, tuvimos que tragar sin saliva la vergüenza de tener que llamar maestros a una punta de delincuentes en Chiapas, Guerrero y Oaxaca. Oponiéndose a todo lo que ponga en riesgo sus privilegios, mismo que son aderezados con holgazanería, delincuencia, ignorancia y cinismo, la CNTE ya violentó a maestros de esas entidades que decidieron ejercer su derecho a presentar la evaluación magisterial.
 

 

Vergüenza de ver a los gobernadores de esos tres Estados mirando hacia otro lado. Policías timoratos, autoridades cómplices.

 
Todavía no despertaba bien ayer lunes, cuando me di cuenta que las bolsas de Asia se habían desplomado por el anuncio del ‘NO’ rotundo que los griegos dieron a las medidas de austeridad necesarias para hacer frente a sus deudas (que son muchas).

 
Da vergüenza ver cómo hay quienes montados en el populismo no se tientan el corazón para llevar a todo un pueblo al abismo de lo desconocido. Me refiero al primer ministro de aquel país, Alexis Tsipras, que prometiendo lo que no puede o no sabe, indujo a una inmensa mayoría para votar en contra de más medidas para cumplir sus compromisos.
Dicen los que saben, que las consecuencias serán muy graves para los griegos y en el corto y mediano plazo, también lo son para los mexicanos y una larga lista de países.
La cotización peso-dólar se está desatando hacia arriba a la hora de la mañana en la que escribo estas líneas y la posibilidad de que nuestro dinero nos alcance y los negocios fluyan tranquilamente se desvanece.
 

 

Qué vergüenza que estemos pasando por esto, creo que hace un par de años nos imaginábamos otra cosa, pero la realidad nos alcanzó. Sólo espero que nuestra gente tenga la inteligencia de empezar a presionar a nuestros gobernantes para poner un punto final y definitivo a la CNTE y que el daño a nuestros niños, como también al honorable oficio de ser maestro se detenga. Y que tenga la sabiduría de nunca optar por líderes ignorantes y populistas como Tsipras, que nos prometan el edén y nos lleven al infierno.
 

 

Urge dejar de padecer estas vergüenzas.

 
email: jorgediaz@live.co.uk
Twitter: @adejorge
Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo
Google+: http://gplus.to/JorgeDiazElizondo
Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir