Compartir

Redacción ejecentral

Treinta y un policías preventivos de Zihuatanejo fueron liberados la madrugada de este viernes tras acreditar que son agentes de Seguridad Pública y no civiles usurpando funciones y 20  fueron  trasladados al penal Las Cruces en Acapulco,m informó el vocero del Grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia.

Veinte restantes continúan detenidos y a disposición del juez de Control por delitos federales  e ingresados al Centro de Readaptación Social de Las Cruces en Acapulco.

El vocero indicó que el traslado fue bajo resguardo y custodia de la Policía Estatal y les fue ampliado el plazo para que les sea resuelta su situación legal. Ahí se determinará si los vincula a proceso o no.

Y es que los uniformados fueron remitidos a la Fiscalía General del Estado el pasado 16 de mayo, por el presunto delito de usurpación de funciones y relación con un grupo criminal, sin embargo, avalaron con documentación que son policías en activo, con la irregularidad de que no aprobaron sus exámenes de control y confianza.

Familias de los detenidos se apostaron frente a las instalaciones de la Academia de Policía, para esperar a que los efectivos llegaran de Acapulco.

En su cuenta de Facebook, el presidente municipal de Zihuatanejo, Gustavo García Bello, informó que “hay elementos suficientes que justifican, que su estancia en las oficinas de la Academia de Policía, así como la portación de uniformes y armas, no era la de civiles, obedece a su calidad de Servidores Públicos”.

Esto, luego de que 60 personas fueran detenidos durante un operativo realizado el martes por elementos del Ejército, Marina y agentes estatales y ministeriales contra la infiltración del crimen en la policía de Zihuatanejo, porque existían la presunción de que al menos 42 eran “falsos” elementos de la corporación.

De acuerdo con la agencia Quadratín, el resto de los policías y los tres mandos operativos fueron trasladados a Ciudad de México a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) para continuar con las indagatorias.

Aún se debe determinar el estatus de los uniformados liberados, toda vez que seguían operando pese a que no aprobaron sus exámenes de control y confianza. (Con información de Quadratín y Milenio). DA /zdh

Compartir