Compartir

Julio Pérez de León

jperez@ejecentral.com.mx

Se refugian en puestos directivos en el sindicato, brincan de diputaciones locales y presidencias municipales a asientos en las cámaras federales encontrando fuero protector; sus negocios, entre otros, van desde la venta y reventa de fichas de plazas sindicales cuyos precios oscilan entre 150 mil y 200 mil pesos, crean empresas fantasmas para ser contratistas o proveedores de Pemex y hasta el huachicoleo.

›Son parte de un grupo que encabeza las 36 seccionales del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) y que mediante el control de sus poco más de 93 mil agremiados, acompañan al actual líder nacional de Carlos Romero Deschamps.

Para empleados de menor rango no sólo es con mecanismos coercitivos como se mantiene la “unidad sindical”, sino que para alcanzar altos niveles de lealtad y garantizarse la reelección consecutiva, se emplean cláusulas sindicales que con cargo al erario se convierten en prestaciones, compensaciones por viáticos, becas educativas a trabajadores que estudian y a sus hijos —cuyos montos están por encima de los programas sociales disponibles por el gobierno federal— cuentan con poco más de tres mil 700 pesos en despensa mensual, entre otras.

Y para el grupo más cercano, la cláusula 251 y 251-Bis del contrato colectivo, les garantiza, al menos, ocho millones de pesos mensuales para gastos de la caja chica, lo cual se traduce en botellas, flores, telefonía móvil, fiestas y aniversarios entran en este rubro.

Estos rubros no pueden conocer la luz pública, mucho menos ser fiscalizados, pese a la que las reformas en materia de transparencia llegaron a los sindicatos, los petroleros han sabido ingeniárselas para que mediante mecanismos legales se imposibilite la acción del El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) pueda exigir al sindicato, siquiera, los montos salariales de los principales líderes, sea de la dirigencia nacional o las secciones.

11 líderes nacionales han circulado durante 57 años de historia del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM)

De hecho, sólo una de las seccionales cuenta con página web, aunque no figuran las obligaciones de transparencia, del resto tanto la representación nacional de los petroleros como las 36 secciones carecen de este medio de comunicación. La opacidad llega al sitio web de Pemex, en el que ni siquiera exista un micrositio o enlace a página en el portal que dé referencia a las actividades, el origen y destino de los ingresos y egresos del gremio.

Con 84 años de historia, el STPRM ha contado con 11 líderes nacionales, en 57 años de esa historia gremial han estado dos secretarios generales: Joaquín Hernández Galicia con 31 años y Carlos Romero Deschamps que lleva 23 años; sin embargo, logró reelegirse hasta 2024 por lo que podría lograr 28 años en el cargo.

Seguridad. Afianzar una curul fue el objeto de líderes petroleros
con cuentas pendientes. En la imagen, Carlos Romero Deschamps (con calvicie), quien fue senador de la República entre 2012 y 2018.

Seguridad. Afianzar una curul fue el objeto de líderes petroleros
con cuentas pendientes. En la imagen, Carlos Romero Deschamps (con calvicie), quien fue senador de la República entre 2012 y 2018.

Durante este tiempo, tanto dirigentes petroleros nacionales como los seccionales han sido acusados de diversos ilícitos, desde la venta y reventa de plazas o fichas sindicales a precios que van de 150 mil a 200 mil pesos, tráfico de armas y drogas, adquisición de ranchos, ganado, edificios, creación de empresas tanto reales como fantasmas para ser proveedores de Pemex y recientemente huachicoleo.

Los casos como el de Pablo Pavón Vinales son recurrentes: fue detenido en 2011 por elementos de la Agencia Veracruzana de Investigaciones por el cargo de administración fraudulenta por 2.6 millones pesos en su etapa de líder sindical. Seis meses después volvería a ser detenido acusado de “privación de la libertad” en agravio de Flavio Pineda, pero días después quedó en libertad.

De salida. Pablo Vinales fue detenido en 2011 por administrar fraudulenta por 2.6 millones de pesos

De salida. Pablo Vinales fue detenido en 2011 por administrar fraudulenta por 2.6 millones de pesos

Otro asunto que también inquietó fue el que ocurrió en la sección 49, pues a pesar de haberse comprobado y logrado la orden de aprehensión por fraude (venta de fichas) en contra de los líderes de esa seccional: José Izaguirre Rodríguez, Juan Fraga Godínez, Marco Antonio Barrón Sánchez y Juan José Ramírez Vázquez, el asunto fue encarpetado en los juzgados de Cadereyta, Nuevo León.

Más recientemente, en 2018, Esdras Romero Vega fue reelecto como líder en la sección 1, pese a ser acusado de corrupción como alcalde y al frente del sindicato. De hecho, la administración de Pemex abrió una investigación privada contra los líderes sindicales de la sección 1 por el robo de combustibles en su modalidad de “ordeña” a gran escala, actos que se realizan en Altamira, Tamaulipas, con complicidad con funcionarios de la paraestatal y miembros del crimen organizado.

CuadroWEB

Aprovechando el poder económico, materialmente compran candidaturas a distintos cargos de elección, con la finalidad de no sólo tener el control del gremio sino de la población, por ejemplo, el citado Pavón Vinales ha sido diputado local y alcalde de Minatitlán, ambos por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en 2010 se mudó a las filas del Partido Acción Nacional (PAN) para volver a ser presidente municipal, pero perdió.

Pese a lograrse la orden de aprehensión por fraude con la venta de fichas contra los líderes de la Sección 49 del  STPRM, José Izaguirre Rodríguez, Juan Fraga Godínez, Marco Antonio Barrón Sánchez y Juan José Ramírez Vázquez, el asunto fue encarpetado en los juzgados de Cadereyta, Nuevo León.

Un expediente más sonado fue el Luis Ricardo Aldana Prieto, militante del PRI, fue diputado federal en la LX Legislatura y senador en las LIX y LVIII Legislatura, como tesorero del STPRM fue acusado ser uno de los responsables del desvío de fondos, junto con Romero Deschamps, a la campaña de presidencial de Francisco Labastida Ochoa, en el caso popularmente llamado Pemexgate.

La secretaria de Gobernación ha establecido comunicación con él (Romero Deschamps) y este tema se le trató (el desabasto de gasolina), en el sentido de que no íbamos a tolerar a nadie, fuese de alto nivel en Pemex o trabajador sindicalizado”. Andrés Manuel López Obrador, 27 de diciembre de 2018

Por no dejar afuera al propio Romero Deschamps, también se ha desempeñado como diputado federal en tres ocasiones, la primera en la LI Legislatura de 1979 a 1982; también fue dos veces senador en las Legislaturas LVI y LVII de 1994 a 2000, y en la LII y LIII Legislaturas de 2012 a 2018.

Compartir