Compartir

Redacción ejecentral

Desde la tarde del lunes, los inmigrantes centroamericanos del Viacrucis Migrantes que cruzó todo México, comenzaron con la solicitud en la frontera de San Diego, para solicitar asilo a las autoridades estadounidenses.

Las autoridades migratorias aseguraron que no había espacio suficiente en las instalaciones para dar cabida al grupo, por lo que los migrantes comenzaron a solicitar protección en el cruce fronterizo más transitado de Estados Unidos.

Alex Mensing, organizador del proyecto para el grupo activista Pueblos Sin Fronteras, dijo que sólo a ocho personas se les permitió el ingreso a las instalaciones.

Esto representa el fin de un recorrido de un mes a pie, en tren de carga y autobús para los inmigrantes, los cuales huyeron de la violencia que se vive en países como Honduras.

Tras un mes de viaje bajo la mirada del gobierno de Trump, el domingo los migrantes se encontraron con la sorpresa de que el cruce fronterizo de San Ysidiro, en San Diego, se “había llenado”, y dieron a conocer que no se podía calcular cuándo volvería a aceptar nuevas solicitudes de asilo.

Al menos 50 personas acamparon con mochilas y cobijas en Tijuana, afuera de la entrada mexicana al cruce fronterizo.

Compartir