Foto visitmexico.com

Compartir

Redacción ejecentral

No se lo digan a nadie, pero el próximo lunes, si el programa no cambia, el presidente Andrés Manuel López Obrador estará en Valle de Bravo desde muy temprano. Irá al lugar fifí de los neoliberales, quienes le pedirán, dicen los que saben, que restablezca la pequeña base que tenía la Marina en esa comunidad mexiquense, que fue la única solución que se encontró para cortar de tajo la ola de secuestros que asolaban la zona. Don Andrés Manuel los escuchará y sabrá de sus motivos. Si le gusta apostar, métale dinero bueno a que el Presidente les dará lo que piden. Y de paso, se quitará un fuerte dolor de cabeza, al evitar que los secuestros regresen a asolar la zona.

Compartir