Compartir

Jair Avalos | Corresponsal

Andrés Manuel López Obrador ya es presidente electo y en su primer discurso con la constancia que le otorga legitimidad para su próxima investidura, pronunció que en su gobierno terminará la tradición mexicana del poder presidencial y que no se entrometerá en el proceso de transición. “El ejecutivo no será más el poder de los poderes”, dijo después del acto protocolario en el Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), donde recibió su constancia de mayoría.

›La presencia del Estado Mayor Presidencial, a solicitud de los magistrados del TEPJF, provocó un ligero retraso para que el político tabasqueño ingresara al recinto, lo que aprovechó para saludar a los simpatizantes que afuera lo esperaban. Durante la sesión Janine Otálora Malassis, magistrada presidenta del TEPJF, afirmó que “el Tribunal Electoral contribuyó a restablecer la quebrantada esperanza en la soberanía del pueblo y en posibilidad del imperio del derecho”, pues en las elecciones del pasado 1 de julio se demostró la capacidad de las instituciones y la madurez de la sociedad mexicana.

La intención del mensaje de López Obrador en la Sala Superior del Tribunal fue clara: acabar con la vieja tradición del presidencialismo y destacar el trabajo por encima del influyentismo.

En su discurso, el próximo presidente de México envió un mensaje a la oposición política y a la militancia de Morena: “La mayoría de los ciudadanos mexicanos están hartos de la prepotencia, del influyentismo, de la deshonestidad, de la ineficiencia y desean con toda el alma poner fin a la corrupción y a la impunidad”.

Visiblemente emocionado, el tabasqueño refirió que “millones de compatriotas aspiran a vivir en una sociedad mejor, sin la monstruosa desigualdad económica y social que padecemos”. Por lo que resultó satisfactorio constatar que “los sectores de clase media, y no pocos de los más acaudalados”, manifestaron con su voto el deseo de mejorar la situación del prójimo.

AMLO-FabianAcuna_v

Transición. Faltan 114 días, a partir del 8 de agosto, para que López Obrador 
asuma la Presidencia de la República, el próximo 1 de diciembre. FOTO: Fabián Acuña 

No desaprovechemos o desperdiciemos este momento de condiciones políticas inmejorables para llevar a cabo la cuarta transformación de la vida pública de México. El pueblo ha conquistado con energía y dignidad su derecho indiscutible e indiscutido de regir sus propios destinos.

Andrés Manuel López Obrador

Presidente electo de México.

Ante la Sala Superior del máximo árbitro electoral, las palabras que López Obrador ofreció recayeron en la promesa de “evitar la violencia, atendiendo las causas que la originan y reformular la política de seguridad”, y para los poderes que integran al Estado mexicano refirió que “en el nuevo gobierno, el presidente de la República no tendrá palomas mensajeras, ni halcones amenazantes. Ninguna autoridad encargada de impartir justicia, será objeto de presiones ni de peticiones ilegítimas”.

AMLO_Constancia_Presidente-1_Cuartoscuro

FOTO: CUARTOSCURO

En varios momentos de su discurso, López Obrador hizo varias pausas para aclarar su garganta, especialmente al pronunciar que “la ciudadanía plasmó en su sufragio el anhelo en que los encargados de impartir justicia no actúen por consigna y que tengan el arrojo de sentirse libres, para aplicar sin cortapisas ni servilismos”.

En primera fila estaban sentados sus colaboradores Olga Sánchez Cordero, propuesta como secretaria de Gobernación; Alfonso Romo, futuro Jefe de Oficina presidencial; Rocío Nahle, nombrada próxima titular de Energía y Esteban Moctezuma, como secretario de Educación Pública. Atrás se ubicaban otros miembros de su equipo de campaña, como Luisa María Alcalde, posible secretaria del Trabajo; el virtual canciller Marcelo Ebrard, y la escritora Elena Poniatowska, seguidora de AMLO desde hace 18 años.

Para finalizar, López Obrador, en una suerte de cartilla moral dirigida a sus colaboradores, pronunció:  “ninguna tentación me quitará la autenticidad o desviará mi camino en la búsqueda del humanismo y la fraternidad (…) Viva la Cuarta Transformación de la Vida Pública del país”.

 

REQUISITO FINAL.Tras obtener su constancia como presidente electo, López Obrador podrá recibir 150 millones de pesos previstos en el Presupuesto de Egresos de la Federación de este año para financiar la transición de gobierno.

Compartir