Compartir

Redacción ejecentral

El presidente Andrés 
Manuel López Obrador dice que el encuentro del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, con inversionistas en Nueva York la semana pasada, fue todo un éxito. Aunque dicen los que saben que pasó todo lo contrario. Don Carlos no sólo no mostró tablas suficientes para explicar cómo le va a hacer para mantener el equilibrio macroeconómico, sino que hizo una presentación llena de chistoretes que cayeron muy mal entre los inversionistas, a quienes les pareció que fue un exceso lo que hizo y pecó de frívolo. No sólo eso, agregan los enterados, además no generó empatía porque los trató con desdén. ¡Ah, qué don Carlos! A ver si no le pegan un susto en los próximos meses.

Compartir