Compartir

Jonathan Nácar

jonathanjnd@ejecentral.com.mx

ALERTAS

La ciudad de México no está blindada del crimen. Muestra de ello es que tan sólo en el primer cuatrimestre de este 2017 ya se ubica en las primeras posiciones a nivel nacional con más delitos de alto impacto. Homicidios y robos en sus diversas modalidades se incrementaron por encima de 50%, comparado con enero-abril de 2016.

Frente al resto de las entidades, en la capital del país, los homicidios dolosos, homicidios imprudenciales y los robos violentos representan las principales amenazas para los capitalinos y sus visitantes. En nueve de las 16 delegaciones que componen a la CDMX, seis de 10 delitos de alto impacto registran aumentos en las estadísticas de incidencia delictiva de cada demarcación.

No obstante que los delitos de extorsión, robo de vehículo y violación presentaron tasas de disminución en el registro de denuncias, en la ciudad persisten las “crisis” debido al incremento de la incidencia de asesinatos, robo a negocio, asalto de transeúnte, robo a casa habitación e incluso de homicidio culposo, al grado que estos tres últimos ilícitos crecieron más en el primer cuatrimestre que a nivel nacional.

Cuatrimestre

“La ciudad se encuentra en una situación preocupante sin que la autoridad tenga una solución para enfrentarla”, así lo advirtió Francisco Rivas Rodríguez, director del Observatorio Nacional Ciudadano, al dar a conocer el Reporte sobre delitos de alto impacto. Y son las delegaciones Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Benito Juárez y Miguel Hidalgo donde se requiere con urgencia un cambio de estrategia para disminuir los altos porcentajes de su incidencia delictiva.

CIFRASLa situación es crítica. En el arranque de año, la CDMX se ubicó en el segundo lugar a nivel nacional con la mayor incidencia de robo a transeúnte, quedó en el tercer lugar con más asaltos a negocios, y el cuarto lugar de todo el país con más robos violentos. Y la tasa de asesinatos registrada de enero a abril se colocó como la tercera más alta desde 1997. En comparación con el mismo lapso de 2016, las muertes violentas subieron 17.2 por ciento.

Compartir