Foto Chip Somodevilla/Getty Images/AFP

Compartir

Redacción ejecentral

El equipo negociador mexicano, que buscó evitar la imposición de aranceles, encontraron en la primera sesión de negociaciones en la Casa Blanca a un muy rudo Mike Pence, quien, dicen los que saben, se llegó a portar hasta altanero con el canciller Marcelo Ebrard. Lo toreó don Marcelo, dicen sus allegados, recordando antiguas negociaciones con suavecitos como la Ruta 100, cuando trabajaba en el Departamento del Distrito Federal. Pence no es un político sofisticado, a diferencia del secretario de Estado, Mike Pompeo, exdirector de la CIA, pero fue Pence, como vicepresidente, quien llevó las negociaciones ese día. Ya no regresó a la mesa, con lo cual Ebrard y Pompeo pudieron avanzar.

Compartir