Compartir

Jonathan Nácar

Si bien durante el año los delitos de alto impacto (homicidio, extorsión y robo) registraron repuntes históricos, otros crímenes como violencia familiar, violencia de género, corrupción de menores, trata de personas, narcomenudeo y contra el medio ambiente, entre otros, fueron incluidos por primera vez en la historia del registro de la incidencia delictiva del país que realiza el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Los números no son alentadores: aumentó el tráfico de menores, el narcomenudeo, la violencia de género y la violencia intrafamiliar.

A partir del establecimiento de una nueva metodología del Sistema para el Registro de Información Delictiva (Sisdel) que se dio a conocer el pasado 22 de diciembre, las procuradurías y fiscalías del país ahora deben reportar sus estadísticas de rapto, tráfico y corrupción de menores, aborto, venta de droga al menudeo y víctimas de delito contra la libertad personal en las diversas modalidades de secuestro, los cuales también reflejaron aumentos en su incidencia y cantidad de víctimas de 2015 a la fecha.

Las autoridades del Secretariado Ejecutivo decidieron reservar los datos referentes a los feminicidios ocurridos en el país en los últimos tres años, para darlas a conocer hasta el próximo 20 de enero.

“Parece que el gobierno de la República protege a las entidades que no combaten el feminicidio. Pese a que se había anunciado la publicación de incidencia de este delito, en el Sisdel no aparece y aplazan a enero ¿Para darle el tiempo a procuradurías y fiscalías de corregir sus datos?”, acusó Francisco Rivas Rodríguez, director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).
Entre los hallazgos que otorga la nueva metodología del SESNSP está que de enero a noviembre de este año se generaron más víctimas por la modalidad de secuestro extorsivo con 916 afectados, mientras que el secuestro exprés registró cinco víctimas en ese periodo.
De la cantidad de víctimas de homicidio y lesiones intencionales se advierte que en el caso de los asesinatos registrados en el país en los primeros 11 meses del año el 69% se consumaron por alguna arma de fuego, y en el caso de las más de 151 mil víctimas de lesiones dolosas el uso de un arma de fuego equivalió al 5.85% de los crímenes.

grafs-analítica-web

Compartir