Eje Central El portal de noticias y análisis político en México.

Martes 21 de octubre, 2014 | 11:45 pm

Los pequeños detalles generan sonrisas

Carlos Aliaga Gargollo | Martes 17 de abril, 2012

Si encuentras la más simple forma de hacer que tus clientes sonrían, ellos se acordarán de ti, más por esa sonrisa, que por toda tu parafernalia de negocios

En 1992 el científico italiano Giacomo Rizzolatti descubrió que cuando vemos con atención a alguien desarrollar una actividad, nuestro cerebro reacciona como si fuéramos nosotros los que estamos desarrollando la actividad, tal como si hacer y ver fuera el mismo asunto.

 

¿Cuántas veces te ha tocado ver que el protagonista de una película está metido en serios problemas y comienzas a sudar y a sentir emociones, tal como si fueras tú quien protagoniza la película?

 

Y esto no se limita a lo que vemos, porque se extiende a lo que leemos también.

 

Bosteza. ¿Estás bostezando en este momento porque tenías ganas de bostezar o porque leíste la palabra Bosteza? Yo incluso estoy bostezando por el simple hecho de escribir Bosteza.

 

Esto tiene efectos impresionantes cuando estamos en el proceso de venta. Porque una cara sonriente evoca más gozo en la persona que observa que una cara seria, lo que genera una actitud más positiva en torno a toda una negociación.

 

Según investigadores de la Universidad de Duke, no solamente nos atrae más la gente que sonríe, sino que tendemos a recordar más sus nombres. Nos interesa recordar a la gente que ha sido amable con nosotros, por si acaso volvemos a interactuar con ellos, porque somos altamente sensibles a las señales sociales positivas.

 

Las caras sonrientes por consecuencia y de forma inconsciente nos hacen comprar más.

 

Y puede sonar equivocado, pero la mejor manera de incrementar tus ventas es enfocándote por completo en tus clientes actuales. Solo emociónalos y ellos se encargarán de platicarlo a todo el mundo.

 

Si encuentras la más simple forma de hacer que tus clientes sonrían, ellos se acordarán de ti, más por esa sonrisa, que por toda tu parafernalia de negocios.

 

Te doy algunas ideas para generar una sonrisa en tus clientes, aún a pesar de estar a kilómetros de distancia.

 

Cuando hagas un envío por paquetería, agrega una nota agradable en tu envío que hable de los detalles más divertidos que llevaron a armar ese paquete para complacerlo y verlo sonreír, aunque esto implique inventar que fueron unos pequeños duendecillos los que lo prepararon.

 

Cuando suene el teléfono en tu empresa, instruye a todos a contestar el teléfono antes de que suene tres veces y sin usar contestadores digitales. Esto implica contestar los teléfonos que no son nuestros, sabiendo que detrás de ese auricular hay una persona que pide a gritos un trato humano. Por ello acostúmbrate a contestar con una sonrisa dibujada en los labios (que se percibe al otro lado de la bocina), y no pierdas oportunidad de platicar con los clientes amablemente cuando les contestas el teléfono, aunque la llamada no sea para nosotros y aunque la plática se extienda por veinte minutos. Serán los veinte minutos mejor invertidos en un cliente.

 

Cuando estés por escribir un correo recuerda que al final de cada computadora hay una persona, como tú, que probablemente su cumpleaños fue la semana anterior y que hoy en la noche, a pesar de tener muchos amigos, ninguno está disponible para cenar con él. Por ello una linea redactada de forma muy personal en el asunto del correo electrónico que le vamos a enviar puede generar un cambio en todo el resto de su día, y algo más en el cuerpo del correo que el simple asunto en cuestión le hará entender que en verdad te importa.

 

Cuando un cliente te solicite resolver grandes favores, de esos que se salen completamente de tu servicio estándar, no le digas que no se lo puedes hacer, mejor, como propone Derek Sivers, fundador de CD Baby, dile que en tu oficina les encanta hacer grandes favores a cambio de una deliciosa pizza, y dale el teléfono de tu pizzería local para que haga el pedido. La simple petición le hará entender al cliente de una manera divertida que lo que pide es exagerado, pero en el mejor de los casos estarás recibiendo una pizza como señal de agradecimiento por salirte del procedimiento.

 

Estas son algunas de las pequeñas diferencias que harán que tus clientes perciban a tu empresa como absolutamente diferente.

 

Todos estos pequeños detalles con un toque de humanidad son el tipo de cosas que las grandes empresas no pueden ofrecer, y por lo que las pequeñas empresas pueden competir. Pero incluso es importante entender que aún cuando en el futuro lleguemos a ser una gran empresa, no tenemos porque actuar como una gran y aburrida empresa.

 

Es abrumador pensar que detrás de cada computadora existe una persona real, muy parecida a ti, que su cumpleaños fue la semana pasada, que tiene tres grandes amigos pero ninguno disponible para cenar hoy, y que le afecta personalmente lo que escribes. Es importante tener siempre presente esto.

 

www.echandoaperderseemprende.com.mx

0 comentarios Ver discusión Ocultar discusión

Añadir un comentario

CUÉNTANOS TU EXPERIENCIA

Sube tu foto y video que contenga los mejores momentos durante tu viaje.

¡Tendrás la oportunidad de conocer experiencias de otros viajeros como tú!

E-Mail

Sube tu Foto o video

Cuéntanos tu experiencia