Maria Idalia Gomez

¿Dónde comenzó el fracaso del Estado? El primer momento ocurrió cuando el Estado se ausentó, abandonó a su engranaje más básico de la cadena: la autoridad municipal. Esto es, que las alcaldías no tuvieron la capacidad para gobernar, sea por falta de recursos, porque son controlados o sustituidos por poderes fácticos o conflictos sociales internos.

Si el gobierno del estado no hizo nada para subsanar esa ausencia o por el contrario la alimentó, entonces el problema escalará. Algo que ocurrió en varias entidades del país. No sólo se agudizará en ese municipio el conflicto, sino se amplificará, porque la ingobernabilidad, entre sus características se encuentra que hay un deterioro gradual y expansivo.

Si en ese momento la Federación no articula la recuperación de la gobernabilidad municipal con la participación de la propia alcaldía y del gobierno del estado, y en cambio pretende sustituirlas temporalmente; por ejemplo, dotándole de elementos de seguridad, mientras supuestamente se recupera el control territorial, lo que ocurrirá en realidad es lo que hemos visto: el fracaso absoluto del Estado que se manifiesta en ingobernabilidad.

Ejemplos concretos sobre cómo las autoridades han sido rebasadas o cogobiernan con los poderes fácticos, en su mayoría vinculados al crimen organizado, se pueden encontrar en municipios de Veracruz, Tamaulipas, Tabasco, Oaxaca, Puebla, Hidalgo, Coahuila, Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Sonora, Durango, Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí. Prácticamente en la mitad del territorio.

Muestra de ellos es el más reciente estudio de Etellekt: Informe de violencia política en México, primer trimestre 2019, que registró entre enero y marzo de este año 180 agresiones sobre actores, lo que significó un incremento de este tipo de violencia en 46%, en comparación al mismo periodo que el año pasado. El 81% de los casos se dividió de la siguiente forma: el 62% fueron amenazas; 13%, homicidios y 6%, secuestros.

El seguimiento de esta empresa especializada cobra mayor importancia si consideramos que el año pasado hubo elecciones, lo que eleva naturalmente las acciones violentas. Ahora que ya no existe un proceso electoral, como dice Etellekt, puede considerarse que hay un reacomodo o polarización política que está generando estas condiciones y también el que los poderes fácticos están actuando.

Este tipo de violencia refleja la debilidad institucional y si hacemos una revisión histórica, desde hace 12 años son los mismos municipios y siguen expandiéndose.

Los órganos de inteligencia civil apenas están elaborando un mapa de las condiciones que enfrentan los municipios del país en materia de seguridad y gobernabilidad, porque esta información no existe. Descubrieron, por ejemplo, que la información que heredaron sobre las alcaldías consideradas más peligrosas, en realidad no tenían información confiable, no cruzaban las diferentes variables de inseguridad, riesgos, amenazas y condiciones sociales.

El problema es que esta administración ha mostrado que pretende implementar la misma ruta que desde el gobierno de Vicente Fox comenzó a debilitar a las autoridades municipales y, sin embargo, pretende que el resultado sea distinto.

La Constitución establece que somos una Federación y que los estados que lo integran “adoptarán, para su régimen interior, la forma de gobierno republicano, representativo, democrático, laico y popular, teniendo como base de su división territorial y de su organización política y administrativa”, municipios libres que contarán con una estructura administrativa para gobernar.

Esto es fundamental para el diseño de una nueva estrategia que por ahora no existe. El accionar de la Guardia Nacional no puede sustituir a la autoridad local.

Las masacres que se están registrando en diferentes entidades y los asesinatos de líderes sociales y periodistas, aunque son delitos del fueron común, son responsabilidad del Estado, porque no cambian las cosas de fondo, respetando la estructura de la Federación, sin tentaciones de centralizar, sino fortaleciendo la municipalidad.

@Gosimai

Compartir