FOTO: CUARTOSCURO

Compartir

Redacción ejecentral

De manera poco sorpresiva para quienes conocían que padecía de un cáncer, se informó el martes de la muerte de Luis Maldonado, el jefe de la Oficina del secretario de Educación, Esteban Moctezuma. Los dos llevaban varios lustros trabajando juntos, pero en los últimos meses, dicen los que saben, la relación se había enfriado. Todo fue, agregan, porque don Luis, que hablaba más veces con la maestra Elba Esther Gordillo que el propio Moctezuma, comenzó a tomar decisiones sin consultar a su jefe, lo que motivó una reacción peculiar: su equipo filtró en algunas columnas que Maldonado no se presentaba todos los días a trabajar o llegaba tarde. De esa forma don Esteban quiso restarle fuerza y desacreditarlo, a sabiendas, claro está, de que las ausencias no eran por flojera, como sugerían los suyos, sino por causas de fuerza mayor que finalmente causaron su muerte.

Compartir