Foto: Fernando Carranza García / Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Este lunes Guillermo del Toro impartió la última clase magistral “De la Geometría a la Forma del Agua”, ante un aforo de alrededor de ocho mil asistentes, donde afirmó que su trabajo consiste principalmente en hacer las cintas que lo necesitan.

Acompañado de su “gemelitos”, que es como llama a sus Oscars, el cineasta subió al escenario del Auditorio Telmex alrededor de las 6:00 de la tarde, con el fin de compartir su experiencia ante jóvenes que se dieron cita para escucharlo.

Del Toro abordó durante su charla el uso de la voz en off, el uso de los colores y el trato con los actores, además de que compartió su experiencia dentro de la industria del cine.

La gente cree que uno está tirado en un sillón comiendo donas y viendo ‘ahora hago esto’. La realidad es que la carrera sucede de manera accidentada (…) para hacer depende un poco la economía y las decisiones, el deber del artista es ser muy terco, yo no hago lo que me encargan, hago lo que quiero, si hiciera lo que me encargan tendría películas cada año, declaró.

Durante la charla, Del Toro dejó entrever que este año lo usará para viajar, además de trabajar en proyectos con directores mexicanos para impulsar la industria cinematográfica nacional.

El director aprovechó su intervención para destacar la importancia de hacer virtudes los defectos.

El defecto es una virtud mal mirada, yo siempre pongo el ejemplo de la primera película de Stanley Kubrick, Fear Desire, algo muy raro, pero luego Kubrick agarró esa extrañeza y la volvió su estilo, le funcionó, recordó.

(Con información de Reforma). MR

Compartir