Foto Especial

Compartir

Marco Antonio Aguilar

Uno de los puntos más importantes del Plan de Desarrollo para Centroamérica es ofrecer opciones a corto plazo para evitar que tomen rutas peligrosas, que ya se ha convertido en un negocio de seis billones de dólares al año, afirmó el canciller Marcelo Ebrard.

Al dar un avance de plan que ya se desarrolla en el sureste mexicano y que se planea para Honduras, Guatemala y El Salvador, dijo que la ruta que siguen quienes abandonan sus hogares es muy peligrosa y les cuesta entre tres mil 500 y hasta siete mil dólares.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores dijo que este tráfico de personas es muy preocupante, sobre todo con el de los niños, los cuales son rentados a adultos para que puedan obtener con mayor facilidad un permiso de trabajo.

O sea, si tú quieres ir a Estados Unidos te dicen: ‘Yo te consigo pasar por México, llevarte a Estados Unidos y te consigo al niño para que en Estados Unidos pidas que te den tu permiso de trabajo a los 20 días’”, sostuvo.

Por lo que señaló que es la idea principal acabar con ese tráfico, esa esclavitud de infantes. Y eso se les planteará a todos los países participantes. Así como a las organizaciones internacionales que serán invitadas, como la ONU, Unicef, Cepal, Acnur y al Organismo Internacional para la Migración.

De igual manera, barrer toda la corrupción que se presentaba en el Instituto Nacional de Migración (INM), por lo que ya se encuentra en un periodo de reajuste. “Vamos a tener que atender esta situación emergente, al mismo tiempo que podemos vigilar que no se reproduzcan modelos de corrupción”, reconoció el canciller.

López Obrador también señaló que recibieron un gobierno donde predominaba la corrupción y que aún existen instituciones con este problema, una de ellas es el INM, pero que ya “se está limpiando”.

Además, señaló que habían dado de baja a cerca de 500 elementos del INM, y no se podía realizar el trabajo y la sustitución fue un proceso muy lento y que debilitó todo el trabajo que realiza el instituto.

Ebrard Casaubón no abordó más en el tema, pero reconoció que el tráfico de personas ya no sólo se trata de países de Centroamérica, sino de otros de Asia y África.

En el Informe sobre Tráfico de Personas en el Globo presentada en 2018 por Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, al menos 22 países integran la lista de gobiernos que no alcanzan estándares de lucha contra el tráfico de personas.

La lista la conforman Bielorrusia, Belice, Bolivia, Birmania, Burundi, China, Comoras, República Democrática del Congo, República del Congo, Guinea Ecuatorial, Eritrea, Irán, Corea del Norte, Laos, Mauritania, Papúa Nueva Guinea, Rusia, Sudán del Sur, Siria, Turkmenistán y Venezuela.

Compartir