Foto: AFP

Compartir

AFP

Un estudiante de 22 años que el pasado fin de semana fue hallado gravemente herido luego una protesta en Hong Kong falleció en la mañana del viernes, informaron fuentes oficiales.

Alex Chow, un estudiante de ciencias de computación en la Universidad de Ciencia y Tecnología, fue declarado muerto el viernes, anunció el Hospital Reina Isabel, de Hong Kong.

Chow había sido trasladado de urgencia, en estado de inconsciencia, en la madrugada del lunes luego de violentos incidentes entre policías y manifestantes en el distrito de Tseung Kwan O.

Fue hallado inconsciente en medio de un charco de sangre en el interior de un párking cercano a un lugar donde la policía lanzó gases lacrimógenos como respuesta a los manifestantes que lanzaban objetos.

Se desconocen las circunstancias exactas de cómo Chow resultó herido, pero el movimiento que protesta en las calles de Hong Kong desde hace cinco meses lo considera uno de sus seguidores.

Su muerte podría aumentar las tensiones en la excolonia británica, inmersa desde hace cinco meses en una ola de protestas, con frecuencia violentas, para denunciar la injerencia de Pekín y exigir reformas democráticas.

El director de la universidad, Wei Shyy, interrumpió el acto para anunciar la muerte del joven y pidió observar un minuto de silencio.

Horas más tarde, varios foros de internet que coordinan el movimiento de protesta, sin verdaderos líderes, invitaron a la población a participar este viernes en vigilias en honor del estudiante.

Según los manifestantes, el estudiante se cayó tras haberse subido al parapeto de uno de los niveles del párking para escapar a los gases lacrimógenos que lanzaba la policía.

Pero los responsables policiales, aunque admiten haber usado gases lacrimógenos cerca del estacionamiento, dice que cuando encontraron a Chow había poco gas en la atmósfera.

También niegan haber dificultado la intervención de los servicios de socorro o haber bloqueado la ambulancia que condujo al estudiante al hospital.

Desde hace una semana, los actos violentos se han multiplicado en este Hong Kong.

El sábado pasado, la policía y los manifestantes libraron una batalla campal durante varias horas tras una manifestación no autorizada.

Un día después una violenta pelea dejó cinco heridos, entre ellos un activista prodemocracia al que le seccionaron parte de una oreja.

El miércoles, un político hongkonés favorable al gobierno de Pekín resultó herido en un ataque con cuchillo.

Por su parte Xu Luying, el portavoz de las Oficina de asuntos de Hong Kong y Macao, calificó a los manifestantes radicales de «gángsteres», según la agencia de prensa oficial Xinhua.

El portavoz acusa a los manifestantes de recurrir a la violencia para influir en el voto de las próximas elecciones locales, previstas del 24 de noviembre.

La división en Hong Kong no parece tener solución política y en las últimas semanas se ha intensificado la violencia.

Hong Kong, un territorio autónomo del sur de China, se rige según el principio de «Un país, dos sistemas» y hasta 2047 disfruta en teoría de libertades desconocidas para el resto de China, a cuya soberanía se reintegró en 1997.

Sin embargo el movimiento prodemocracia acusa a Pekín de no respetar estas promesas y de aumentar su influencia política en la excolonia, en particular desde la llegada al poder del presidente Xi Jinping.

Los manifestantes piden, entre otras exigencias, la instauración de un verdadero sufragio universal y una investigación sobre la acción de la policía.

Compartir