Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió una recomendación al director general de Petróleos Mexicanos (Pemex) debido a que se acreditó una negligencia médica en el Hospital Central Norte Azcapotzalco que causó daño cerebral en una recién nacida. 

Los padres de una menor nacida el pasado 13 de octubre de 2016 señalaron que la inadecuada atención médica que la madre y la bebé recibieron provocó que la recién nacida tuviera asfixia perinatal y lesiones cerebrales. 

La agraviada detalló que acudió al hospital cuando tenía 39 semanas de embarazo y que el médico radiólogo no llevó a cabo un interrogatorio clínico respecto del desarrollo de su embarazo y se limitó a decir que el bebé era pequeño. 

De tal forma que no la canalizó de inmediato al servicio de urgencias, lo cual habría permitido prevenir el grado de afectación de la niña que estaba por nacer.

En su cita de control en ginecología, la médica obstetra, al ver los resultados del ultrasonido, llamó al radiólogo y le preguntó si los datos eran correctos, él dijo que si.

La mujer declaró en su queja haber escuchado que la doctora le dijo al doctor que “sería su responsabilidad si había complicaciones al no advertir del bajo peso del producto y del cual tuvo conocimiento al momento de realizar dicho estudio”.

Se ordenó un segundo estudio, pero el radiólogo se negó. Médicos generales y enfermeras advirtieron que el caso era de urgencia. Llegó una segunda médica obstetra quien indicó la llevaran de inmediato a quirófano; la bebé nacería por cesárea, y no podía decirle cuál sería el estado de salud.

El diagnóstico final fue que la niña nació de 39 semanas de gestación, peso bajo para la edad gestacional (2 kilos 260 gramos), con frecuencia cardiaca baja, asfixia perinatal severa con daño a cerebro, corazón e hígado. La pequeña permaneció 26 días hospitalizada. 

Madre y padre de la niña informaron también que, posterior a su nacimiento, su hija recibió atención con terapias de neurodesarrollo en dicho hospital, y les dijeron que un equipo médico multidisciplinario diagnosticaría las lesiones que presentaba; sin embargo, esta atención fue interrumpida a los ocho meses, ya que el padre de la niña causó baja en Pemex. 

Por todo ello, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos recomienda al Director General de PEMEX que, en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, se repare de manera integral el daño ocasionado a la menor de edad y a sus padres, a quienes se deberá inscribir en el Registro Nacional de Víctimas.

NR

Compartir