Compartir

Oscar Santillán

osantillan@ejecentral.com.mx

Al diputado Gerardo Fernández Noroña le es indistinto que lo califiquen como un político antisistema. Se asume como radical, pero esa radicalidad no la utilizará para cuestionar públicamente al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien asumió funciones el pasado 1 de diciembre. Esa tarea es de la oposición, dice.

A  pocos días de instalada la LXIV Legislatura, Fernández Noroña se enfrentó a un viejo compañero de lucha: Porfirio Muñoz Ledo, ahora presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

El político simpatizante de la nacionalización de las carreteras y de los recursos energéticos, licenciado en Sociología por la Universidad Autónoma Metropolitana, campus Azcapotzalco (UAM-A) asegura que no estará “en contra del gobierno de López Obrador. Ni que fuera bobo, es nuestro gobierno”, aunque advierte que será crítico sin “ser el tonto útil de la derecha”.

Con una trayectoria de casi 30 años en la política mexicana, el ahora diputado federal por el Partido del Trabajo (PT) asegura que la unidad será vital para el poder político que representa la Cuarta Transformación, y para combatir a su mayor contendiente: el poder económico que tomará todas las banderas posibles para atacar a la izquierda electoral que por primera ocasión ejercerá el poder presidencial.

“El camino que debe seguirse es el del debate y de la confrontación de las ideas; el de la decisión del pueblo sobre el camino que debe seguir”.

Se le ha visto en tomas y dacas con el Estado Mayor Presidencial, por ejemplo con el expresidente Ernesto Zedillo, incluso recientemente interpeló a su compañero Porfirio Muñoz Ledo en una sesión del Congreso. Muchas voces lo señalan como un político antisistema, pero ¿usted así se considera?

“Soy un político que ha defendido los derechos del pueblo y el patrimonio nacional y lo he hecho con convicción y determinación. La definición que quieran usar me es indistinta”.

¿Y no se considera radical?

“Radical en el sentido estricto del término que es quien va a la raíz. Es el que atiende los problemas que están generando la manifestación de ese problema. Eso es ser radical, en ese sentido, sin duda”.

¿Qué tan saludable es una figura política como la que usted representa en un cambio de régimen?

“Absolutamente. Vamos a tener que construir, sumar, impulsar una serie de transformaciones importantes y quien crea que esto va a estar tranquilo, que no habrán dificultades, que no habrán obstáculos y que no se va a requerir carácter y reciedumbre, yo creo que se equivoca”.

Para Gerardo Fernández Noroña hay dos ejemplos claros de los conflictos que se sobrevienen. El primero, detalla, surgió cuando López Obrador decidió apoyar, por medio de un fideicomiso, a los damnificados de los sismos de septiembre de 2017. “Y de manera perversa el órgano electoral puso una multa planteando que había actos de corrupción ahí, cosa verdaderamente miserable. Ese fue un primer aviso”.

El segundo, refiere, se reflejó en las críticas que se realizaron a la consulta para definir la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). “A pesar las presiones enormes de quienes tienen poder económico grande en el país, lo hicieron que dijera: ‘que el pueblo decida’. Y él se comprometió en no intervenir, y no intervino, no dio su opinión que para mí era clara. Generó inclusive alguna confusión en el movimiento, se fueron con todo en medios, en radio y televisión y a pesar de eso perdieron la consulta”.

¿Cuál es el contendiente más duro para el poder político que representa la Cuarta Transformación: el poder económico o el poder mediático?

“Yo creo que son lo mismo. El poder económico es el que hasta ahora se ha manifestado como el dueño del poder en México y del país, por eso Andrés Manuel ha insistido en la separación del poder económico del poder político. Él plantea como la gran transformación dar este paso. Decir: ‘bueno, ustedes están haciendo negocio. Están ganando, este es el sistema económico, no les discuto’. Él no plantea cambiarlo. Pero es decirles: ‘ustedes no mandan políticamente’. Y me parece que las manifestaciones se dan en los medios, en la propia presión de las medidas económicas buscando doblegar a los gobiernos y también se manifestará en el Poder Judicial, que hasta ahora ha servido al poder político y económico corrupto y caduco que hay en el país, que me parece que va a seguirse utilizando de manera perversa.

Van a ser enemigos muy fuertes los que hay que enfrentar, que fundamentalmente es el poder económico, las grandes transnacionales y los 16 que concentran 143 mil millones de dólares y que no pagan impuestos.

Error, desaparecer el fuero

La sociedad, cansada de los abusos de la clase política, ha demandado la desaparición del fuero; sin embargo, el diputado petista estima que el gobierno de López Obrador cometerá un error si lo desaparece. Podrá ser una medida impopular, pero  estratégicamente le abre la puerta a sus adversarios, estima. “Yo, siendo un apoyo absoluto del gobierno popular, creo que comete un error al impulsar la desaparición del fuero. Es una decisión equivocada, suicida. En Latinoamérica están los ejemplos de lo que llaman judicialización, es la invención de delitos para quitarse a dirigentes políticos de encima y ganar procesos electorales una vez que los has liquidado”.

El caso de Lula da Silva, expresidente de Brasil, y quien no pudo participar en las elecciones presidenciales de este año que dieron como ganador a Jair Bolsonaro es un ejemplo de lo que le podría suceder a Obrador, advierte el legislador. “Es lo que quieren hacer en Argentina con Cristina Fernández, que es lo que están haciendo también con Rafael Correa en Ecuador y ya metieron a la cárcel a Jorge Blas, su vicepresidente. Yo creo que aquí lo van a intentar y sería un error grave de nuestra parte tirarnos una protección, que no es un privilegio”.

¿En México puede jugar ese papel, Claudio X. González con el empuje que hace a la Fiscalía independiente?

“Claudio X. González es un tipejo que quería hacer negocios al cobijo del poder con la privatización de la educación pública, pero es evidente que tienen vínculos con el poder judicial. Yo sostengo que el poder judicial es el más corrompido del país y evidentemente van a buscar inventarnos delitos para dejarnos fuera de toda disputa política. Me parece que el camino que debe seguirse es el del debate y de la confrontación de las ideas, el de la decisión del pueblo sobre el camino que debe seguir.

Bueno, Andrés Manuel estuvo a punto de quedar fuera de la carrera presidencial y si no hubiese sido por el fuero lo habrían eliminado. La historia que hemos vivido en este país no existiría sin el fuero que tenía Andrés Manuel”.

¿En el próximo sexenio, entonces, se corre el riesgo de que la bandera de la corrupción la tomen sus adversarios?

“Van a retomar todas las fronteras, pero a ver quién les cree. Ahora dicen que hay que bajar la gasolina, ¡cabrones! No la bajaron cuando ellos gobernaban, al contrario, ellos inventaron los impuestos ocultos a la gasolina desde el sexenio de Calderón. Ellos entregaron el petróleo al capital extranjero. Ellos van a plantear todas las necedades de posiciones que busquen descalificar y que como gobierno lo hicieron. La gente tiene que recordar que ya estuvieron en el gobierno y eso les resta toda autoridad moral y política. De las pocas voces que podrían ser críticas y que podrían tener peso, pues sería la mía y yo no voy a estar en contra del gobierno de López Obrador, ni que fuera bobo, es nuestro gobierno. Sí voy a ser crítico, pero no voy a ser el tonto útil de la derecha”.

¿Por qué la suya es una voz crítica?

“Lo ha sido siempre. Cuando yo plantee algo, sabe la gente que lo hago de buena fe, por ejemplo lo del fuero. Hay muchos que piensan como yo, pero tienen miedo a expresarlo por ser descalificados o por ser desvirtuados sus señalamientos. Es impopular en este momento oponerte a la desaparición del fuero. No me importa que sea impopular. Si hay impunidad, si hay redes de complicidad, no es el fuero el que los cubre. Cuando se tomó esa decisión les dije que estaban equivocados. Les dije ‘están equivocados’, les di mis argumentos de por qué es un error tomar esa decisión”.

Para que la bandera anticorrupción no sea tomada por la derecha, ¿se tiene que sacar el tema de la Fiscalía autónoma?

“El planteamiento de la Fiscalía autónoma es demagogia. Nadie, nadie es incoloro, nadie. O sea si te designan para la Fiscalía tú tienes una posición política y una visión, aunque te hayas dedicado al periodismo y tienes simpatía no sé si con Morena, con el PRD, con el PAN, con el PRI o no sé. Pero no es cierto que seas un indefinido políticamente. El Banco de México es autónomo, ¿el Gobernador del Banco de México de verdad es autónomo? Obedece a los mandatos del Fondo Monetario Internacional, todo el tiempo está subordinado a las decisiones del Fondo Monetario Internacional, es una patraña el planteamiento de autonomía. Se necesita una gente honorable, seria, que sirva al país desde esa responsabilidad”.

¿Quién puede ser honorable y que sirva al país?

“Jaime Cárdenas es un hombre honorabilísimo, integérrimo. Sería un Fiscal espléndido. Van a decir que es de Morena. Pues sí, pero es un hombre independiente con criterio, con un honor que perder si no hace bien las cosas, con prestigio. Lo dije a bote pronto porque además es abogado”.

Junto con su compañera Mary Carmen Bernal Martínez tiene una iniciativa para reformar el artículo 69 de la Constitución y el segundo párrafo del artículo 12 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General, para que el presidente asista de nueva cuenta ante el Congreso a presentar su informe de gobierno.

“La soberanía se representa en el Congreso y es ante él que el Ejecutivo debe rendir cuentas. Como Calderón se robó la Presidencia, no podía ir al Congreso, se armaba un desmadre. Y eso que todavía no llegaba yo. Se armó hasta el 2009. Cambiaron la ley y dejaron que mandara por escrito su informe. Eso debe desaparecer, es una costumbre incorrecta, pero también debe desaparecer el soliloquio del Presidente que va y suelta su discurso y no escucha a los partidos políticos y que no es cuestionado. ¿Es un riesgo? Sí es un riesgo, puede alguien faltarle al respeto, pero es la representación del pueblo y si alguien se excede ahí, paga también sus excesos”.

Queda claro que usted cuestionaría a Andrés Manuel, ¿cree que la mayoría en el Congreso tenga ese mismo espíritu?

“La intención no es cuestionar al compañero Presidente, sino ayudarlo a que saque adelante la tarea. Me parece que habría que señalar cosas y si hubiese planteamientos, si se les estuviese insistiendo en determinado tema y él no hiciera caso, te obliga a un reclamo mayor. No veo cómo se diera ese escenario, porque nosotros no vamos a ser sus opositores políticos ni vamos a ser sus críticos.

“Nosotros vamos a ser la coalición del gobierno que llegó allí con él, eso no quiere decir que seamos incondicionales. Pero de ahí a prestarnos a estarlo golpeteando me parece que hay un mar de distancia. En todo caso eso le corresponde a la oposición y no vamos a ser nosotros quienes le hagamos la tarea. Si hay un funcionario del gobierno popular que se pase de listo, corre el riesgo de que le digamos: ‘hey, compañero, ¿qué pasa aquí con este tema. A López Obrador lo veo muy difícil. Si a mí me preguntas, yo buscaría, si tengo diferencias importantes, de hacérselas llegar directamente. De tener el intercambio, decirle: compañero, Presidente, usted puede estar de acuerdo o no, pero yo veo estos problemas y te los planteo con toda lealtad y preocupación legítima”.

¿No plantearlos en público?

“Qué sentido tiene, si es mi compañero, qué sentido tiene si es el gobierno al que estoy apoyando”.

¿Abonaría más a la oposición?

“Le tocaría a la oposición, por qué les voy a hacer la tarea. O sea, un reportero publicaría una nota madreando al director de su diario en vez de decirle: ‘oiga director, hay estos y estos problemas. Pues no, no lo haría’. Ni se la publicarían siquiera. Y no es porque no lo pueda plantear, es correcto que lo plantees, el tema es ¿por qué vas a usar para golpear a tus compañeros?”

›”Eso no tiene lógica. Si yo estuviera en una posición obtusa, de que hay que madrear por sólo madrear y que no importa, que hay que señalar, pues te diría: ‘sí, sí voy a señalar públicamente’. Pero esa no es mi tarea”.

¿Cuál puede ser la mayor virtud de Andrés Manuel?

“Tiene muchas: es un patriota, un hombre probo, es tenaz, es muy trabajador, tiene una sensibilidad política extraordinaria. Es un hombre muy excepcional. Yo quisiera ver a un cabrón que le hagan fraude en 2006, le roben la Presidencia, se rehaga, después de superar el desafuero y vuelva a ir a una elección en 2012 y saque más votos que la elección anterior, le vuelvan a hacer fraude, se rehaga, le de un infarto que casi lo mate en la lucha por defender a Pemex y evitar su privatización, se rehaga incluso del infarto y de dos fraudes electorales y ganar una tercer elección presidencial. ¡´uta madre! Eso requiere de talento, principios, constancia, firmeza, determinación, carácter, voluntad, patriotismo. Eso es una hazaña”.

Hay muchos que piensan como yo, pero tienen miedo a expresarlo por ser descalificados o por ser desvirtuados sus señalamientos. Es impopular en este momento oponerte a la desaparición del fuero”.  Gerardo Fernández Noroña
Diputado federal del PT.

¿Y su mayor defecto?

“En todas las virtudes están tus  defectos”.

En el tema de la toma de protesta se ha criticado la invitación de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

“Es una necedad. Yo le pregunto al PAN si el gobierno usurpador de Calderón y si el gobierno de Fox no tuvo relaciones con Venezuela. Se lo pregunto y la respuesta es no. Bueno, si ellos que gobernaron, uno legítimamente en el caso de Fox y el otro usurpando, no rompió relaciones con Venezuela, mantuvo las relaciones diplomáticas con el hermano país, por qué nosotros vamos a lastimar a un gobierno hermano. A cuenta de qué. No hemos roto relaciones con Honduras que hubo un fraude electoral y se impuso con una relación brutal y está invitado su presidente. Si a mí me preguntas no debería venir, pero entiendo que en las relaciones diplomáticas se invitó a los jefes de Estado. Y no hemos roto relaciones con ellos”.

¿Es hipocresía política?

“Es hipocresía, perversidad, es utilizar el pretexto de Venezuela para golpear al gobierno venezolano y al de nosotros. Para seguir con el san Benito de que somos lo mismo, que va a ser la misma historia. Es una perversidad y un acto de hipocresía mayúscula”.

Dígame tres rasgos que distinguirán al México de 2024, es decir, cuando concluya el mandato de López Obrador.

“Quién sabe. Yo espero que no haya ni un niño ni una niña trabajando ni pidiendo limosna. Que todos los jóvenes que quieran estudiar tengan un lugar en las universidades públicas del país y que sean laicas y gratuitas y de excelencia. Que todos tengan un techo, que la gente coma tres veces al día, que la gente tenga seguridad social, que haya libertad y justicia. Yo espero que eso logremos en seis años, está cabrón, pero eso espero que logremos”.

¿Qué opina de la frase: “el idiota grita, el inteligente opina y el sabio escucha”?

“Hay inteligentes y sabios que gritan, idiotas que se callan y hay sabios que hablan mucho”.

Compartir