Compartir

AFP

O.J. Simpson saldrá de prisión en octubre tras recibir este jueves el beneficio de libertad condicional, cumplidos nueve de 33 años de una sentencia por robo y secuestro.

Los cuatro miembros presentes de la Comisión de Libertad Condicional del estado de Nevada llegaron a la decisión de manera unánime, después de escuchar el testimonio de la exestrella del fútbol americano que hace más de 20 años fue absuelto por el asesinato de su exmujer y un amigo de ella.

«¡Gracias, gracias!», dijo Simpson, de 70 años, con una sonrisa emotiva al conocer la decisión, que fue transmitida por los principales canales de televisión de Estados Unidos, como el hipermediatizado caso de doble asesinato en 1995.

En su testimonio, que ofreció por videoconferencia desde la prisión Lovelock de Nevada, aseguró que en ningún momento buscó causarle daño a los dos coleccionistas de artículos deportivos que emboscó en 2007, con otros cinco cómplices, en un hotel-casino de Las Vegas.

No he hecho ninguna excusa en los nueve años que llevo aquí y no estoy tratando de hacer excusas ahora», indicó, vestido con vaqueros, camisa azul claro y zapatillas blancas.

«Asumo total responsabilidad», aseguró. «He cumplido mi sentencia, lo he hecho lo más respetuosamente que he podido (…), en este punto de mi vida quiero pasar tiempo, lo más que pueda, con mis hijos y amigos», expresó.

O.J. Simpson(L) walks during his parole hearing at the Lovelock Correctional Center in Lovelock, Nevada on July 20, 2017. Disgraced former American football star O.J. Simpson was granted his release from prison on Thursday after serving nearly nine years behind bars for armed robbery.A four-member parole board in the western US state of Nevada voted unanimously to free the 70-year-old Simpson after a public hearing broadcast live by US television networks.  / AFP PHOTO / POOL / Sholeh L MOLL-MASUMI / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO /POOL/NEVADA PAROLE BOARD/SHOLEH L  MOLL-MASUMI - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

Sholeh L MOLL-MASUMI / AFP

Simpson, que brilló con los Buffalo Bills y es miembro del Salón de la Fama de la NFL, insistió que solo trataba de recuperar recuerdos personales que le fueron robados.

Por ese crimen fue condenado a una sentencia mínima de nueve a 33 años de cárcel.

«El señor Simpson es obviamente una figura polarizadora: es muy querido [por unos] pero también despreciado por mucha gente», dijo a la prensa su abogado Malcolm LaVergne al terminar la audiencia.

Saldrá de Lovelock, en principio, el 1 de octubre. «Se le informará la fecha antes», dijo Isidro Baca, del Departamento Penitenciario de Nevada.

Otra oportunidad

Para concederle la libertad fue tomado en consideración, además de su testimonio, un informe de antecedentes criminales del peticionario y un informe del Departamento Penitenciario sobre su conducta en prisión, donde explicó Simpson, preso No. 1027820, tomó cursos y trató de servir de consejero para otros presos.

Su hija mayor, Arnelle Simpson, declaró en la audiencia que estos nueve años han sido «duros» y que lo único que desean es que su padre «vuelva a casa».

Sé que está arrepentido, realmente arrepentido, y sólo queremos que vuelva a casa para que podamos seguir adelante», expresó entre lágrimas.

Una de las víctimas del robo, Bruce Fromong, declaró en la audiencia a favor de la liberación de «su amigo» Simpson. «Nueve años fue demasiado y siento que es hora de darle una segunda oportunidad».

El otro coleccionista atacado, Alfred Beardsley, murió en noviembre de 2015.

Simpson, que quiere vivir en Florida al salir de prisión, fue el principal sospechoso de los brutales asesinatos de Nicole Brown y Ron Goldman, pero la defensa supo presentarlo como víctima de una policía racista. Fue absuelto en 1995 en medio de un gran espectáculo mediático, que hasta hoy despierta controversia.

Hasta entonces, era considerado un dios por su carrera deportiva.

Por el mismo caso fue hallado después culpable en una corte civil y sentenciado a pagar 33,5 millones de dólares en daños, que aún debe.

Segunda temporada 

Al quedar en libertad, Simpson  podría dejar Las Vegas e instalarse nuevamente en Los Ángeles, donde vivía cuando se realizó en su contra el llamado «juicio del siglo», que acaparó la atención de Estados Unidos y el mundo.

El exjugador era el principal sospechoso en los brutales asesinatos de Nicole Brown y Ron Goldman, pero la defensa supo presentarlo como una víctima de una policía racista.

O.J. Simpson reacts after learning he was granted parole during his parole hearing at the Lovelock Correctional Center in Lovelock, Nevada on July 20, 2017. Disgraced former American football star O.J. Simpson was granted his release from prison on Thursday after serving nearly nine years behind bars for armed robbery.A four-member parole board in the western US state of Nevada voted unanimously to free the 70-year-old Simpson after a public hearing broadcast live by US television networks. / AFP PHOTO / POOL / Jason Bean / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO /POOL/Reno Gazette-Journal/ Jason Bean" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

Jason Bean / AFP

Fue absuelto en 1995 en medio de un gran espectáculo mediático, que hasta hoy despierta controversia.

Por el mismo caso fue hallado después culpable en una corte civil y sentenciado a pagar 33.5 millones de dólares en daños, que aún debe.

Sus abogados, dijeron a medios de prensa que Simpson buscará tener una «vida tranquila» si sale de prisión.

Pero el sitio de celebridades TMZ asomó la posibilidad de un reality show, después del éxito de series como «American Crime Story» y el documental ganador del Óscar «O.J.: Made in America».

Simpson se hizo una carrera en el espectáculo después de retirarse del fútbol americano, cuando aún era considerado un dios, aunque hay posiciones encontradas sobre si más bien pueda ahuyentar audiencia y anunciantes.

No estoy buscando involucrarme con los medios. Me han ofrecido muchas entrevistas en el tiempo que he estado aquí (…) y las he rechazado», dijo Simpson, que aseguró además que no veía «ningún problema en lidiar con el público ahora».

Para el profesor de periodismo de la universidad Quinnipiac, Ben Bogardus, lo que se viene es la «segunda temporada» de su historia.

«Hay un interés público en lo que pasará ahora. Las cámaras estarán afuera de su puerta para ver la primera vez que irá de compras, que pone gasolina… será un ‘reality show'», estimó el profesor, que estima que la audiencia de este jueves, que será transmitida por algunas televisoras, tendrá una gran audiencia. (Foto tomada en 2008. Isaac Brekken/ POOL/AFP). DA /zdh

Compartir