Compartir

Jonathan Nácar

Dos gobiernos, decenas de servidores públicos, incluyendo a funcionarios de primer nivel bajo la lupa y una investigación de más de dos años que no ha logrado consolidar un solo juicio penal, es el saldo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador recibió y que la Fiscalía General de la República (FGR) comenzó a revisar con un grupo especial que busca desentrañar la red de complicidades que por lo menos desde 2010 se tejió en México, como parte de uno de los casos más complejos de corrupción y lavado de dinero en la historia reciente: Odebrecht.

El fiscal general  Alejandro Gertz Manero sostuvo, a inicios de febrero que en este y otros casos emblemáticos como el de Ayotzinapa, la complejidad y la desorganización con la que se iniciaron los expedientes propició que se tengan que reiniciar “completos, procurando hasta el límite que la secrecía no se torne complicidad o encubrimiento”, dijo durante la segunda reunión plenaria del grupo parlamentario de Morena en el Senado.

Es por ello que hasta ahora se desconoce el papel que jugaron al menos una veintena de funcionarios y exfuncionarios públicos, federales y estatales, desde la administración de Felipe Calderón en la trama de corrupción que han confesado los propios directivos de Odebrecht que ascienden a por lo menos 10.5 millones de dólares.

Para cuando Gertz Manero presentó sus conclusiones ante los senadores, el titular de la FGR ya había integrado a un equipo que revisaba los expedientes que le entregó la administración de Alberto Elías Beltrán, quien fuera el último encargado de la procuración de justicia federal en el gobierno de Enrique Peña Nieto y que, de acuerdo a fuentes consultadas, abandonó las pesquisas, por lo que también se revisa si existe responsabilidad penal o administrativa por omisión en su caso o el de sus colaboradores.

Uno de los hallazgos de este grupo de revisión fue el de un convenio que firmó y ratificó el entonces titular de la PGR, Raúl Cervantes Andrade, para no proceder civil, administrativa o penalmente contra los directivos de Odebrecht ligados a los sobornos en México, el cual se suscribió el 16 de febrero de 2017 con la Procuraduría General de Brasil y de otros países latinoamericanos.

Esta acción también la analizan los investigadores, por su posible responsabilidad administrativa o penal, y porque pretenden anularla, lo cual sería posible porque Cervantes no tenía la representatividad para firmarlo, incluso para cumplirlo, porque la Secretaría de la Función Pública que encabezaba Arely Gómez había iniciado una decena de procedimientos en los que había emitido varias sanciones administrativas contra dos de los representantes legales de la empresa brasileña y funcionarios de Pemex.

El 15 de febrero pasado, en su habitual conferencia matutina, el presidente López Obrador reiteró que el caso Odebrecht continuaba, que no se permitiría corrupción y exhortó al fiscal Gertz Manero a transparentar la indagatoria, que durante el sexenio de su antecesor se mantuvo bajo reserva por decisión del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, acusó el mandatario.

A paso lento

A tres años de que se destapó la Operación Lava Jato, México evidencia más retrocesos que avances.

28 de julio de 2015

Marcelo Odebrecht y 12 funcionarios más de la constructora brasileña Odebrecht son acusados de corrupción en contratos con Petrobras, la investigación se conoce como Operación ‘Lava jato’ (lavado de auto).

21 de diciembre de 2016

El Departamento de Justicia de EU revela que 12 países de África y Latinoamérica, incluyendo México, están ligados al caso de corrupción de Odebrecht, a través de sobornos millonarios a cambio de contratos.

2010-2014

La investigación sobre Odebrecht indica que en ese periodo fue cuando los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto favorecieron a la constructora a cambio de cohechos que ascienden a los 10.5 mdd.

22 de diciembre de 2016

Anuncia la Secretaría de la Función Pública y Pemex la revisión de los contratos celebrados entre la empresa productiva con Odebrecht y sus filiales.

25 de enero 2017

Pemex presenta a la PGR una denuncia “contra quien resulte responsable” de posibles actos de corrupción; la Procuraduría inicia la indagatoria e intenta recabar declaraciones sobre el caso.

16 de febrero de 2017

Viaja Raúl Cervantes, entonces titular de PGR, a Brasil para intercambiar información sobre los sobornos; firma un convenio para no procesar a ningún funcionario de Odebrecht en México, el cual ratificó tres veces.

4 de mayo de 2017

Recaba PGR declaraciones de tres altos funcionarios de Odebrecht ligados a los sobornos en México, pero quedan bajo reserva en apego al debido proceso.

16 de agosto de 2017

La Fepade, entonces a cargo de Santiago Nieto, recibe una denuncia contra Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, por el presunto financiamiento ilícito de parte de Odebrecht a la campaña electoral de Enrique Peña Nieto en 2012.

20 de octubre de 2017

Dos días después de haber revelado públicamente que fue presionado por Emilio Lozoya, extitular de Pemex, para que lo declarara inocente de los sobornos; Santiago Nieto, es removido como fiscal de delitos electorales.

6 de noviembre de 2017

La PGR queda impedida para consignar la investigación sobre los sobornos a Pemex, luego de que Emilio Lozoya obtiene una suspensión definitiva por parte de la jueza primera de distrito en Amparo Penal de la CDMX.

14 de febrero de 2019

Pese al exhorto del presidente Andrés Manuel López Obrador para transparentar la información del caso Odebrecht; la FGR reiteró el preservar la secrecía de declaraciones patrimoniales y dichos de funcionarios, en apego “al debido proceso”.

pesquisas sobre sobornos, la maraña por resolver

Una operación de la magnitud y complejidad como la que forjó Odebrecht en al menos una docena de naciones de África y América
Latina en las que logró corromper a presidentes y altos funcionarios por medio de sobornos a cambios de beneficios
en licitaciones, requirió de dos aspectos fundamentales: aprobación y contubernio.

En México, Marcelo Bahia Odebrecht, ex CEO del conglomerado brasileño logró afianzar

jugosos negocios en los que se vieron involucrados, directa e indirectamente, funcionarios prácticamente de todos los niveles, incluyendo
el aval de los presidentes de los últimos dos sexenios.

ejecentral presenta el entramado de los principales personajes que ya sea por su probable participación en los turbios negocios, su omisión al no detenerlos, o porque les tocó investigarlos bajo corriente se ubican en la red que ahora el gobierno lopezobradorista tiene por misión esclarecer.

Graf-WEB1

Graf-WEB2

Graf-WEB3

Graf-WEB4

Compartir