FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

Compartir

Redacción ejecentral

Jan Jarab, representante del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, cuestionó la creación de la Guardia Nacional, con una estructura militar bajo un mando civil.

Al participar en la audiencia pública convocada por el Senado de la República, dijo que si las fuerzas civiles están debilitadas en el país, lo correcto sería  fortalecerlas y no pensar en un esquema de militarización.

“Todas y todos sabemos que en un estado democrático lo normal es enfrentar la delincuencia es enfrentar la delincuencia a través del fortalecimiento de las corporaciones civiles  y del sistema de justicia penal, entonces ¿por qué estamos discutiendo una propuesta que prácticamente renuncia a fortalecer la institucionalidad civil en materia de seguridad e incluso aspira a desaparecer la principal corporación civil existente?”, cuestionó.

Jarab expresó que la formación y mentalidad de las Fuerzas Armadas no son adecuadas para las tareas de seguridad pública, y por el contrario, fomentan el quebrantamiento de los derechos humanos.

México debe salir de ese círculo vicioso, afirmó, pues la lógica militar privilegia la muerte de los enemigos en lugar de anteponer la lógica de derechos, en particular el derecho a la vida.

“En lugar de invertir en las fiscalía se propone invertir en las Fuerzas Armadas, ¿estamos aceptando que su intervención será eficaz a través de tácticas desbordantes?

“Hoy se pretende elevar a rango constitucional una política que debería ser extraordinaria, resringida, subordinada, complementaria, temporal, como lo indica la COIDH”, expresó Jarab.

El pasado 6 de febrero, grupos de trabajo y relatores de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) expresaron su “grave preocupación” por el proyecto de ley.

La creación de la Guardia Nacional, que requiere el apoyo de dos tercios del Congreso de la Unión, fue aprobada el mes pasado por la Cámara de Diputados con votos de Morena con el respaldo del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

La iniciativa está ahora en manos del Senado, donde Morena requiere nuevamente el apoyo de partidos de oposición.

En su campaña política, López Obrador criticó la estrategia militar antidrogas iniciada por el expresidente Felipe Calderón y que continuó Enrique Peña Nieto, y que ha sido criticada como responsable por generar una ola de violencia.EM

Compartir