Compartir

Julio Pérez de León

El andamiaje para construir la Guardia Nacional sólo espera la entrada en vigor de las reformas constitucionales que se discuten en el Congreso. Un total de dos mil 500 millones de pesos podrán utilizarse para la creación, en este año, de las poco más de 21 mil plazas disponibles para la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), como parte de un plan que en el 2021 se consumará con la contratación de 50 mil nuevos agentes.

Operativamente, de no cambiar el sentido de la iniciativa aprobada en comisiones en la Cámara de Diputados, le corresponderá a la Sedena contratar, capacitar y dirigir los nuevos elementos por un periodo de cinco años, transcurrido ese lapso, el mando pasaría a ser civil, a través de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, en proceso de creación.

›Los nuevos elementos de la Guardia Nacional gozarán de un salario inferior a los 10 mil pesos mensuales, lo que los equipara con el 42% de los policías de todo el país; aunque tendrán mayores responsabilidades, pues deberán cumplimentar órdenes de aprehensión, cateo e investigación.

La incorporación de elementos castrenses a las actividades policiacas no es nueva, pues desde finales del sexenio del expresidente Ernesto Zedillo, comenzó este traspaso, con la creación de la entonces Policía Federal Preventiva (PFP), cifra que se aumentó durante el sexenio de Vicente Fox para situarse por arriba de los mil 500 efectivos, pero en la administración de Felipe Calderón, rebasó los dos mil con la instalación de 75 bases de operaciones mixtas en el país al cierre de ese periodo.

Con Enrique Peña Nieto, el número de bases pasó a 142 con una asignación de 386 desplegados a nivel nacional; la meta del presidente Andrés Manuel López Obrador es llegar al 2021 con una fuerza de tarea de entre 120 mil y 150 mil elementos en todo el país adscritos a los 266 sectores, con variable en el número, en proporción con las necesidades, por lo que podrían llegar a 300 a 600 uniformados.

Ruta crítica

Para conformar legalmente la figura de la Guardia Nacional se requiere la aprobación a 13 reformas al mismo número de artículos de la Constitución mexicana, pero no sólo eso.

Haciendo cuentas, en la Cámara de Diputados la aprobación dependerá del voto de 330 de 500 legisladores, mientras que en el Senado necesita a 85 de 128, lo que se conoce como mayoría calificada.

A la fracción de Morena en la Cámara de Diputados requiere de cinco diputados más que voten a favor de la reforma y ocho en el Senado; el proceso legislativo para una reforma constitucional, además de las cámara federales debe pasar por la aprobación de, al menos, 17 de los 32 congresos estatales. Pero no sólo eso, pues cada legislatura local debe aprobarla con la mayoría absoluta (50% más uno) de los diputados asistentes en la sesión.

Aunque no es la primera reforma constitucional que está por aprobar la actual Legislatura, sí es de las más importantes para el actual gobierno federal, Morena y sus aliados: el Partido del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES) no tienen la cantidad suficiente para sacarla adelante por sí solos, pues entre los tres suman 314 de 330 necesarios en la Cámara Baja.

Pero no sólo los diputados de estos partidos se han incorporado con diputados que apoyaron iniciativas de Morena como los 11 del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y la mitad de los integrantes del de la Revolución Democrática (PRD).

Y es que, la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) acompañó a los morenistas en la reforma de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal que le dio vida a la figura de los superdelegados, la creación de las secretarías de Seguridad Pública y de Bienestar.

En el caso del Senado, a Morena —contando aún con el apoyo las bancadas del PT, PES y PVEM — su fuerza llega a 76 votos, y necesita ocho legisladores para lograr la mayoría calificada.

›En las anteriores reformas constitucionales sobre el fuero y la inmunidad, extinción de dominio y prisión preventiva oficiosa, las bancadas de PAN, PRI y PRD votaron divididas, con lo que se pudo aprobar esta reforma, cuya minuta pasó a San Lázaro para su discusión y aprobación en el periodo extraordinario del 16 y 17 de enero.

Sobre los congresos locales, Morena tiene mayoría en seis de ellos con sus aliados en otros 10, por lo que necesita el apoyo de un congreso local más para que la Guardia Nacional sea aprobada, donde hay más posibilidades son Colima, Nayarit y Zacatecas donde la alianza morenista cuenta con 43% de esas legislaturas.

La iniciativa que pretende crear este modelo fue presentada el pasado 30 de noviembre por la bancada del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), considerado en el Plan de Seguridad que fue anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La propuesta recibió fuertes críticas de las fracciones parlamentarias de oposición, y pese a ser aprobada en comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Seguridad, se pospuso su discusión para este año y consultar la propuesta con representantes de los tres niveles de gobierno, especialistas, académicos y asociaciones civiles.

Con esta prórroga se pretende garantizar el número de votos por las modificaciones a los artículos 13, 16, 21, 31, 32, 36, 55, 73, 76, 78, 82, 89 y 123 constitucionales.

Pero ante el lento avance de la discusión y aprobación de reformas constitucionales de la propuesta en ambas cámaras, el gobierno federal lanzó la convocatoria para contratar a 50 mil activos que en tres años ingresarán al nuevo modelo de seguridad.

CuadroWEB

Compartir