Jose Luis Camacho

¡En México el Poder Legislativo Federal se deposita en el Congreso de la Unión, el cual es bicameral al dividirse en dos cámaras, una de diputados y otra de senadores, en las que indistintamente recae la función pública de legislar. Mientras una funge como cámara de origen, la otra constituye una cámara revisora, lo cual garantiza un proceso legislativo más profesional y eficiente. Y en la LXIV Legislatura no es la excepción.

Colmado de mujeres y hombres preparados, con amplia experiencia política y sensibilidad social, el Senado se ha consagrado como la cámara de los sabios, de legisladores que más allá de los intereses partidistas, están comprometidos con las prioridades nacionales.

Bajo el liderazgo de Ricardo Monreal Ávila, la Cámara de Senadores se ha constituido como el mayor ejemplo de Parlamento abierto, de diálogo directo, fructífero y comprometido con la sociedad. Y de ello ya ha dado resultados.

La Guardia Nacional, cuya reforma constitucional está pendiente de ser publicada en el Diario Oficial de la Federación, tiene una especial valía, pues además de ser el más claro ejemplo del Estado mexicano por hacer frente a los retos de seguridad, se ha convertido en el mayor baluarte del contrapeso y división de poderes.

Sólo la conducción abierta, sopesada y visionaria de un legislador como Ricardo Monreal le apuesta al consenso, a los acuerdos, en lugar de las mayorías a cuenta gotas.

Ello se reflejará en una Guardia Nacional fortalecida, respaldada y apoyada en la sociedad.

Y el asunto de la revocación de mandato no será la excepción.

La talla política de Ricardo Monreal Ávila puede superar eso y más, pues su capacidad y talento es reconocido por propios y extraños, al mostrarse dialogante, abierto y consensuador con cada uno de los grupos parlamentarios.

Y ello se reflejará en una reforma constitucional ponderada y general, que le sirva al pueblo de México, a sus intereses y a sus necesidades.

Buenas señales envía el Senado de la República teniendo a Monreal en la batuta.

Compartir