Compartir

Jorge Díaz Elizondo

La gente demostró que está cansada de más promesas, por eso el triunfo de independientes en algunos casos y el voto a la alternancia (castigo) en otros

Ya pasó la euforia, los mexicanos dijeron en las urnas lo que quisieron decir. Habrá algunos pleitos, pero de ahí en fuera la mayoría acatará la decisión popular. Pero hay un pequeño detalle: los problemas en México son los mismos que antes de la elección y hubo quienes con anticipación y durante las campañas se comprometieron a solucionarlos, cada quien en su ámbito de responsabilidades.

Me refiero a los más visibles: el presidente Peña Nieto y el candidato ganador a la gubernatura por Nuevo León apodado ‘el bronco’.

De entre todos los problemas que nos aquejan, uno resalta por ser insoportable: la corrupción. Cuando al presidente le explotó en las manos uno de los casos de posible conflicto de intereses más escandaloso de su gestión, no tardó en prometernos un ataque frontal a la corrupción.

No obstante su partido (PRI) se alzó como se esperaba con la mayoría de las preferencias electorales, el reclamo de los mexicanos sobre tomar medidas inmediatas y efectivas en contra de la corrupción, no ha cambiado y la figura presidencial sigue tan desprestigiada como antes de conocer el triunfo del tricolor en las elecciones.

Así es que esto no es un ‘borrón y cuenta nueva’ para el residente de Los Pinos. De su acción decidida depende la sucesión presidencial y él lo sabe. Los mexicanos estarán esperando estos tres años para llevar a cabo el verdadero referéndum.

El caso del ‘bronco’ es similar. Durante su campaña no se cansó de prometer atacar los casos de corrupción de su estado, inclusive mencionó nombres, personas de carne y hueso. Y por lo visto los neoloneses están de acuerdo en esos señalamientos por lo que no debe extrañarle al gobernador electo, que estarán esperando resultados inmediatos.

La gente demostró que está cansada de más promesas, por eso el triunfo de independientes en algunos casos y el voto a la alternancia (castigo) en otros.

Así es que los principales personajes en la mira en los siguientes tres y seis años respectivamente, serán ellos dos, o dan resultados satisfactorios o quedarán como bocones y se les cobrará duramente en las próximas elecciones para cada uno.

Y ¡aguas! Que no se relajen, que no se echen a la hamaca, porque López Obrador está más vivo que nunca con todo e infarto, canas y unos kilos de más. El brillo en los ojos no lo ha perdido. Hoy tiene un ojo cerrado y el otro entreabierto, fijo en la mira y el dedo en el gatillo.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir