Ana Saldaña

Las islas colombianas de San Andrés y Providencia, están ubicadas en el mar Caribe frente a la costa de Nicaragua. A lo largo de su historia, las han habitado holandeses, ingleses y españoles, quienes las incorporaron dentro de la Nueva Granada y finalmente Colombia. Además, ganaron su fama como escondite de piratas, incluido el del famoso pirata Morgan, dando pie a un sin fin de leyendas de tesoros escondidos.

La diversidad de culturas a las que han estado expuestas, les proporcionan a estas islas un aire muy diferente al resto del país. En ambas, pero sobre todo en la más pequeña que es Providencia, aún se habla en Creole e inglés.  A veces es difícil pensar que uno está en Colombia. En el 2000, se declaró Biosfera de la Reserva de la Unesco, protegiendo las islas y un porcentaje del mar caribe.

Para llegar, lo recomendable es tomar un vuelo de aproximadamente una hora y media de Bogotá a San Andrés. Después para llegar a Providencia, uno puede tomar un vuelo corto de 25 minutos en avioneta o un recorrido vía catamarán de 3 horas. Sin duda, no es fácil llegar, pero sus vistas y tesoros acuáticos harán que, para los aventureros, el viaje valga muchísimo la pena.

San Andrés es la isla en donde se concentra el mayor movimiento urbano, con grandes hoteles y complejos turísticos. A las afueras del centro, se encuentra el paradisiaco hotel Casa Harb. Más que un hotel, te da la sensación de una casa de familia con 6 habitaciones en las que uno puede relajarse y olvidarse de todo, rodeado del lujo, paz y tranquilidad. Los espacios han sido diseñados cuidando hasta el último detalle. Cada una de las habitaciones están inspiradas en distintos destinos asiáticos y una vez que uno entra, dan ganas de no volver a salir. La cocina, especializada en gastronomía asiática, también es de primera. Es la casa de playa que uno siempre hubiese querido tener.

Para comer en San Andrés, no hay mejor lugar que almorzar en La Regatta, un restaurante ubicado a las orillas del mar, decorado con coloridas sillas y vistas impactantes de la mar turquesa caribe. Aquí la especialidad son los platillos caribeños locales, incluidos los mariscos. Su ceviche preparado con leche de coco y un toque de picante es ideal para abrir el apetito. Y de plato fuerte, recomiendo mucho su arroz con mariscos y plátano, así como los camarones con mantequilla de ajo, leche de coco, jengibre, miel y un toque de ron.

Después de varios días de estar en San Andrés buceando con la profesional tienda de buceo Banda Dive Shop, disfrutando de unos paisajes marinos espectaculares, opto por tomar muy temprano el catamarán para llegar a Providencia, que resulta muy cómodo. Al llegar, uno parecería viajar al pasado. La pequeña isla montañosa está inundada de verde salpicada de pequeñas casas de madera pintadas de colores y vistas hermosas del mar. Se siente más remota e inmediatamente uno tiene la sensación de que la vida se vive con menos preocupaciones, sobre todo al ni siquiera tener cobertura del celular. Sin lugar a duda, el mejor hotel en la Isla es el Deep Blue. Las suites, cuentan con una vista privilegiada en la parte superior del hotel, con todas las comodidades, incluida una pequeña alberca desde donde uno puede disfrutar de impactantes amaneceres y atardeceres. En el hotel, todos sonríen y están dispuestos a ir más allá de lo esperado, para garantizar una estancia placentera al huésped. El restaurante, ubicado frente al mar con un muelle, es el lugar ideal para disfrutar de las vistas acompañado una copa de vino blanco helado y especialidades como las muelitas de cangrejo, langostas y ceviches en donde la calidad de ingredientes y buena sazón de la cocina, hacen que uno quiera durante su estancia devorarse el menú completo. Aún más especial, es la cena, que uno puede reservar en el muelle, en donde con al atardecer rodeado de reflejos de mar y brisas frescas, uno puede tener una experiencia romántica memorable.

Así, uno poco a poco con el paso de los días se va enamorando de estas islas caribeñas colombianas. Su personalidad única y cultura autentica, le dan un aire que es muy difícil de replicar. Para los amantes del buceo, Providencia ofrece una gran diversidad marina, incluida la oportunidad de sumergirse con tiburones, así como grandes cardúmenes de peces que harán brincar de emoción a cualquier buzo.

Así los días de vacaciones se van como agua. Sin embargo, viajes como estos se quedan grabados en la memoria, con amaneceres y atardeceres que se tiñen de dorados, naranjas y azules que te invitan a respirar y olvidarte de todo. Tal vez requiere un poco de esfuerzo llegar, pero bien vale la pena.

Espero que tengas un buen viernes y recuerda; ¡hay que buscar el sabor de la vida!

***

Casa Harb

http://www.casaharb.com

Calle 11 No. 10-83 La Rocosa, San Andrés, San Andrés y Providencia Islas, Colombia

Tel: +57 8 5126348

La Regatta

http://www.restaurantelaregatta.com

Av. Newball, Carrera 3 – 121, contiguo al Club Náutico, San Andrés islas

Tel: 317 7443516

Banda Dive Shop

http://bandadiveshop.com

Hotel Lord Pierre L104, Colombia

Tel. +57 315 3035428

Deep Blue

http://www.hoteldeepblue.com

Deep Blue
Maracaibo Bay
Isla Providencia
San Andres Islands
Colombia.

Tel. 0057 3153248443 o 0057 3214582099.

Compartir