Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

El cantante de ópera, director de orquesta, productor y compositor Plácido Domingo se unió a la lista de estrellas del arte y los espectáculos acusados de hostigamiento sexual, de acuerdo a una investigación periodística.

El escándalo en torno a la estrella de 78 años de edad nacida en España estalló por las declaraciones de ocho cantantes y una danzarina de que habían sufrido acoso de tipo sexual, de los cuales el primero de que se tiene noticias data de fines de los años 80 del siglo pasado.

Como ha sucedido en otros casos, las presuntas revelaciones de las intérpretes han tenido agregados, en el caso de Domingo su carácter problemático en el ámbito laboral donde ese rasgo de personalidad es conocido de sobra.

Los acercamientos se daban en los vestidores, cuartos de hotel y hasta en los comedores, donde Domingo trataba de deslizar su mano bajo la ropa o las besaba en la boca, recordaron cuatro mujeres.

Solo Patricia Wulf, mezzosoprano que trabajó junto a Domingo en la Ópera de Washington, aceptó que se revelara su nombre, pues el resto pidió el anonimato ya que aseguraron tener miedo a represalias laborales.

Tener una comida con alguien no es inusual, pero sí que te retengan la mano o te la dejen en la rodilla. «Él siempre te estaba tocando y besando de alguna manera», dijo una de las integrantes del grupo de nueve personas que habló de manera más abierta.

Al menos seis describieron haber sido objeto de acercamientos osados del cantante de ópera que las hicieron sentir incómodas, una de las cuales afirmó que el director de orquesta pretendió salir con ella tras contratarla como cantante para una serie de conciertos.

Más de 30 mujeres, entre ellas cantantes, miembros de orquestas, personal de tramoya, profesoras e inclusive una administrativa, afirmaron haber atestiguado la conducta impropia de Domingo. Perseguía a mujeres jóvenes con impunidad, destaca el reporte.

Domingo no aceptó hablar con los autores de la investigación periodística, pero en una declaración escrita precisó que siempre creyó que todas sus interacciones eran bienvenidas y consensuales.

«Es penoso escuchar que haya disgustado a alguien o que haya hecho que alguien se sintiera incómoda, no importa cuanto tiempo haya transcurrido y a pesar de mis intenciones», estableció el cantante que formó el grupo de Los Tres Tenores en una declaración escrita.

«Quien me conoce o ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que intencionalmente busque hacer daño, ofender o avergonzar a alguien», subrayó.

«Sin embargo, reconozco que las reglas y estándares por los cuales somos, y debemos ser, medidos hoy en día, son muy diferentes a los que existían en el pasado», explicó el director de orquesta.

«Me siento bendecido y privilegiado por haber tenido más de 50 años de carrera en la ópera y haber mantenido los más altos estándares», sentenció. (Con información de Notimex) NM

Compartir