Víctor Sánchez Baños

Todo mundo aspira a la vida dichosa, pero nadie sabe en qué consiste.
Seneca Anneo, 3 a. C. 65 d. C.; filósofo romano

Día a día aparecen más puntos negativos del proyecto aeroportuario de la Cuarta Transformación. No sólo es el incremento en los costos, que correrán a cargo del erario de los mexicanos, ya que nada quiere concesionarse.

Santa Lucía, ahora no sólo costará más por la “aparición” de un cerro, Paula, a 12 kilómetros de las pistas. Esto motivará que se corrija la orientación de las mismas. Muchos miles de millones más.

Pero, no sólo está el asunto de Santa Lucía, sino que aparecen más costos para modernizar los aeropuertos de la Ciudad de México, donde actualmente se ubica y el de Toluca. Ambos necesitan cuando menos cinco mil millones de dólares más. Unos 100 mil millones de pesos.

Estas son algunas de las interrogantes que el equipo de Javier Jiménez Espriú, titular de la SCT, no tiene respuestas realistas:

Impacto ambiental: Una de las justificaciones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para cancelar el proyecto del aeropuerto en Texcoco, fue su impacto “devastador” en el ambiente. Sin embargo, en Santa Lucía no se ha mencionado nada. No dicen cuantas familias van a ser reubicadas y el costo que ello implica. Se afectará socialmente a 12 pueblos originales de Tecámac, a quienes no les han informado nada.

Nuevos costos: El costo de la nueva terminal aérea lo calcula la SCT, en 72 mil millones de pesos que, aunado a las pérdidas por la cancelación de la terminal de Texcoco, unos 100 mil millones de pesos, sumarán más de 172 mil millones, como reconoció Sergio Samaniego, responsable del Proyecto. Jiménez Espriú, sin dar más detalles, sólo dijo que esta será una ganga ya que Texcoco costaría 305 mil millones de pesos.

Seguridad: El gobierno federal habla de un aeropuerto seguro, pero no da detalles técnicos. La vida de pasajeros, pilotos y de la comunidad que vive alrededor de la terminal, debe estar totalmente garantizada con todos los esfuerzos tecnológicos. Hasta el momento, no existen detalles. Sobre la interconexión de aerolíneas será una locura. ¿Cómo hará un pasajero que viene de Europa y viaja a Tepic? ¿Cambiará de aeropuerto? ¿Cuánto tiempo tardará? Aterrizar en Santa Lucía y hacer conexiones en Toluca, es una locura.

Austeridad: Para AMLO el aeropuerto debe ser austero. La pregunta es ¿para qué? En el mundo los aeropuertos representan una carta de presentación de los países ante la llegada de turistas y hombres de negocio. La austeridad estalinista o castrista (Fidel), es una aberración. Esos aeropuertos son captadores de divisas; son grandes negocios. ¿Por qué no hacer una obra de arte rentable?

Finanzas Federales: Concesionar un aeropuerto, desde su construcción, haría que no se desviaran recursos para beneficio del pueblo. La tasa de recuperación del gobierno, en un aeropuerto de gobierno, es casi nula. Hablamos que con la decisión de cancelar Texcoco, el pueblo pagaría 20 mil millones de dólares, unos 400 mil millones de pesos. Decisiones de gobierno onerosas.

Por cierto, Santa Lucía sería inaugurado en 2021, por López Obrador, pero estaría operando totalmente, como dijo el Presidente, en el 2069, o sea en ¡38 años! La política entrampa la agilidad aeroportuaria.

PODEROSOS CABALLEROS: Alejandro Rojas Díaz Durán, senador Suplente de Ricardo Monreal, va firme su candidatura a la dirigencia nacional de Morena. Pide democracia en ese instituto político y que se abra la afiliación a simpatizantes. La actual dirigente, Yeidckol Polevnsky, y su grupo, quiere un padrón cerrado para tratar de mantener el control del partido. Por cierto, en breve se sumará a la causa de Rojas Díaz Durán, son los simpatizantes en el Estado de México que votaron por Delfina Gómez.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Raúl Beyruti, presidente de GINgroup, a invitación de Peter F. Cowhey, director de la Escuela de Estrategia y Política Global de la Universidad de California San Diego, va a formar parte del grupo selecto de integrantes del Consejo Asesor del Centro de Estudios México-Estados Unidos, que dirige Rafael Fernández de Castro, académico y Ex asesor de Política Exterior del Ex presidente, Felipe Calderón. GINgroup, de acuerdo a Cowhey, es líder a nivel global en la Administración Integral de Talento Humano. El consejo lo forman entre otros José Antonio Meade, Ex Secretario de Hacienda de México, Augusto Arellano, CEO de Evercore Partners México; Allert Brown-Gort, Director Ejecutivo de la Casa de la Universidad de California, México; Jeff Davidow de The Cohen Group; José Galicot, Presidente de Tijuana Innovadora; Raúl Gutiérrez, Presidente de Deacero; Juan Manuel Hernández Niebla, Director General de Grupo LOGINAM, entro otros.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

Compartir