Víctor Sánchez Baños

 La gracia se da para curar el espíritu enfermo, no para adornar a héroes espirituales.

Martín Lutero, 1483-1546, teólogo alemán que inicio la Reforma protestante

 

Desafortunadamente, a través de la historia, los mexicanos sufrimos los síndromes sexenales. Cada seis años cambiamos gobierno y se renueva la esperanza de tener un “compadre del primo del chofer del secretario de gobernación”, para que los saque de la pobreza. Como se dijo alguna vez en el sexenio de Miguel de la Madrid: la renovación del morral. El cinismo de la corrupción para mejorar la vida de todos. Tanto políticos como algunos sectores de la sociedad, no piensan en que el país mejore, sino que sea “economía”. En economía hay un circulo virtuoso: inversión que genera empleo; empleo que distribuye riqueza; riqueza que exige demanda de bienes y servicios; y estos necesitan más inversión para satisfacer la demanda. Así se repite la historia una y otra vez, en una espiral de bienestar. El gobierno juega un papel de administrador y facilitador de ese círculo virtuoso. Ya sea con inversión pública o estímulos fiscales. Así acabaría la estrategia electorera de regalar dinero para que los políticos ganen votos. A los políticos no les interesa desestimular el espíritu de trabajo del individuo. Su afán de poder sólo fomenta batallones de mediocres. Si bien es necesario apoyar a los que viven en miseria con dinero, al mismo tiempo hay que darle herramientas para mejorar sus vidas. Hoy los pobres son rehenes de los políticos y, lo que es peor los emprendedores, también. Urge proyectar un país para los próximos 100 años y no cambiar las reglas cada sexenio. Eliminar, pues, el síndrome sexenal. Eliminar la corrupción. Eliminar la impunidad. Si los candidatos hablaran de ello, tendríamos que prepararnos auténticamente para un país mejor. No buscamos un país amoroso; sino en sitio que ofrezca oportunidades de educación, trabajo y bienestar, para nosotros y nuestros hijos. De esto no se comprometen nuestros flamantes candidatos presidenciales.

PODEROSOS CABALLEROS: Quizá se han dado cuenta que poco aparece Ricardo Anaya, cambio su estrategia y ahora destinada su atención a concentrarse en los mítines, mientras sus abogados buscan todo tipo de argumentos jurídicos para evitar que se configure el delito de evasión fiscal, asociación delictuosa y triangulación de recursos, con la compra venta de un terreno en Querétaro para la construcción de un parque industrial. Y, el temor no es para menos. La PGR, que ahora encabeza Elías Beltrán, esta acorralado. Hoy tiene dos salidas: declarar que Anaya no tiene delito que se le persiga o, el otro es, con todos los pelos de la mula en la mano, meter a la cárcel al candidato presidencial. Esta última opción, después del debate del domingo pasado, es impensable para el gobierno de Enrique Peña Nieto. Seguramente el queretano ya duerme tranquilo. *** Para los mismos esbirros de Andrés Manuel López Obrador, como Tatiana Clouthier, en un debate con Jorge Castañeda, lo llama viejito. Como si se tratara de un pecado ser viejo. Además, hay poca diferencia de edades entre Tatiana y Jorge, pero los cirujanos plásticos hacen su trabajo, pero lo discrimina. Siempre es una bendición ser jóvenes, pero “esta enfermedad” como parafraseo Porfirio Muñoz Ledo ante jóvenes, se cura con el tiempo. Tatiana es como quiere atraer votos de un sector importante y numeroso de la sociedad. Es muy alto el costo de recibir el dinero de otro “viejito” como López Obrador. Esa clase política tan torcida. *** Jalisco está que arde. El gobernador Aristóteles Sandoval termina su administración en diciembre y los jaliscienses no ven la hora para que se vaya. Perdió el control de la entidad. Pero, las cosas tienen un panorama nebuloso cuando el primero y segundo lugar en las encuetas, Enrique Alfaro de Mc, y Carlos Lomelí, de Morena, se hacen de la vista gorda ante la violencia, el secuestro, la extorsión. Prefieren guardar silencio; un silencio criminal. Y, el priista, es un huevo tibio.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Bajo el liderazgo de José Zozaya, Kansas City Southern de México, en colaboración con el Club Rotario Monterrey Metropolitano, organizaron el 6° Torneo Anual de Golf “Jugando para Servir”, cuyos fondos beneficiarán tres proyectos enfocados en el cuidado de la salud y en la mejora del bienestar de la sociedad nuevoleonesa. Este año, las organizaciones Effeta, CardioChavitos y Bomberos de Nuevo León, recibirán los apoyos obtenidos durante el torneo.

poderydinero.mx

vsb@poderydinero.mx

@vsanchezbanos

Compartir