Compartir

Redacción ejecentral

La Secretaría de Relaciones Exteriores informó que citó a la embajadora de la República Bolivariana de Venezuela, María Lourdes Urbaneja Durant, para entregarle una nota en la que reitera su rechazo a las acusaciones sobre una presunta participación de personal diplomático mexicano en el atentado contra el presidente Nicolás Maduro.

Durante el encuentro, el embajador Carlos de Icaza, subsecretario de Relaciones Exteriores, le reiteró a la diplomática venezolana el enérgico rechazo del gobierno de México por las “infundadas acusaciones emitidas”.

Incluso destacó que los diplomáticos mexicanos en todo momento han actuado conforme al derecho internacional y la Convención de Viena.

Venezuela desmiente acusación

En tanto, el gobierno de Venezuela aclaró este lunes que no acusó a México, Chile o Colombia de estar involucrados en el atentado o de prestar ayuda al supuesto terrorista en el ataque fallido.

El canciller venezolano Jorge Arreaza agregó que lo que su gobierno esperaría es que dichas naciones indaguen si alguno de sus funcionarios ofreció prestar ayuda a los supuestos terroristas.

En rueda de prensa en la sede de Naciones Unidas, Arreaza recordó que su gobierno cuenta con la confesión de uno de los supuestos participantes en el atentado del pasado 4 de agosto, identificado como Henryberth Emmanuel Rivas Vivas.

“Venezuela no ha acusado de absolutamente nada. Ayer se hizo público el testimonio de uno de estos terroristas que

confesó por completo su participación en el evento”, señaló el canciller.

Rivas Vivas, añadió, confesó que en sus planes de fuga le recomendaron acudir a la embajada de Chile, que le iba a ayudar a salir de Venezuela, o a la de Colombia o México.

Arreaza destacó que esperaba que estos países abrieran una investigación para determinar si algún funcionario de

sus embajadas, a título individual, había ofrecido la ayuda. Sin embargo, dijo, “reaccionaron de manera extraña, en una especie de fuga para adelante”.

El atentado, sucedido en un desfile militar al que acudían los altos mandos del gobierno y fue realizado con drones cargados con explosivos.

Hasta ahora, Caracas arrestó a seis sospechosos del atentado un día después de los hechos y, sin ofrecer pruebas, culpó ese mismo día a Colombia.

Compartir