Eje Central El portal de noticias y análisis político en México.

Martes 24 de enero, 2017 | 5:18 pm

Dejar de teorizar

Ricardo Eguia | Lunes 5 de diciembre, 2016

PREMISA MAYOR | La columna de Ricardo Eguía

No fueron balandronadas ni bravatas de alguien taimado o ladino que esconde sus aviesas intenciones… nos lo dijo claro, alto e insolente…

 

Trump amenazó a México directamente desde los efluvios de la brutal asimetría entre ambos países y ahora desde el 20 de enero próximo nos asestará rudo y tosco los golpes que abiertamente hostil nos anunció con su espantoso y porfiado talante.

 

Taponará la frontera en toda su serpenteante longitud, iniciará las cacerías inhumanas de nuestros paisanos indocumentados y los deportará por decenas de miles al mes, implacable, inmisericorde y cruel.

 

Sería conjeturar y teorizar ingenuamente si ya como presidente y en el ejercicio gozoso del poder Trump pudiera cambiar su hostil y furiosa aversión a México por otra actitud menos disparatada y calamitosa…

 

¡Debemos ser realistas y prepararnos para lo peor!

 

Aunque siempre inconcreto, difuso y sinuoso estilo demagógico tenemos que admitir que Trump asolará más al país y sin piedad consciente de que antes de su elección padecíamos una economía descompuesta y aberrantemente endeudada hasta el tuétano; que ya éramos una nación extenuada por el saqueo y por la devaluación sin anestésicos y desvalida, casi exánime, por la más brutal corrupción que todo lo pudre y ha reducido a nada los esfuerzos y el trabajo de la población en tres décadas de tecno-anarco-neo-liberalismo privatizador que todo lo estropeó.

 

Es obvio que Mr. Trump no suavizará su agenda radical amenazante que es una mezcla de altisonantes pronunciamientos y de acciones fragmentadas impredecibles.

 

No se moderará en nada ni se retractará en los temas que más le interesan.

 

Trump en su majadería y despotismo querrá aprovecharse de la vulnerabilidad del gobierno mexicano que arrastra los grilletes del desprestigio de la corrupción que a nivel mundial ubica al país como el símbolo impúdico del oprobio horrendo que rebasa con desmesura cualquier precedente y por ello tendrá el incentivo de colgar en la sala oval su primer trofeo elaborado con las pieles disecadas de millones de mexicanos ya que como siempre el pueblo es la víctima que “paga el pato” por los errores de la clase gobernante.

 

Nadie podrá negar un postulado que adquiere categoría de dogma: “La política exterior es siempre reflejo de la política interior…”

 

De ahí que no podemos minimizar el hecho de que los millones de mexicanos indocumentados salieron de aquí por falta de oportunidades de trabajo y por los salarios de miseria…Desde siempre la actitud pasiva de los gobiernos para modificar políticas públicas anquilosadas que de antaño y hogaño han sido trancas para la creación de empleos dignos.

 

Nunca han importado los connacionales salvo cuando se cuantifican los $26,000 millones de dólares que en promedio anual  envían como remesas y sin las cuales ya habría estallado otra revolución…

 

Mayúsculo descaro decir que los Consulados frenarán las deportaciones masivas…y con la deuda descomunal y los recortes imposible dar empleo a los tres millones que en el primer año Trump anunció que deportará.

 

Para poder hablar del respeto a los derechos humanos se necesita congruencia y autoridad moral que solo se podría obtener dejando de lado la costosa y fracasada “guerra” contra el narco iniciada por Calderón y que solo ha servido para avivar la violencia, las mortandades, las desapariciones forzadas, los abusos de autoridad y ahora con ese pretexto llegar al extremo de pretender aberrantemente pasar una Ley con la cual se militarizará la Procuración de la Justicia civil y que las fuerzas armadas contraviniendo el artículo 129 Constitucional realicen formalmente labores policiacas contra la ciudadanía.- (Peor grosero autoritarismo dictatorial que Mr. Trump)

 

De insistir torpemente en militarizar las labores policiacas y de la Procuración de la Justicia civil, recordar antes las palabras de Trump al morir Fidel Castro y vernos antes en ese mismo espejo cuando post-mortem le acusó de “haber impuesto al pueblo inimaginable sufrimiento, la pobreza y la negación de los derechos humanos fundamentales”…implicaría que aquí con dicha militarización no exista diferencia alguna con las sangrientas dictaduras del continente.

 

Las amenazas de Mr. Trump debemos tomarlas muy en serio y no solo eso sino también actuar en consecuencia reformando el mercado interno con mejores salarios que aumenten el poder adquisitivo; diversificar cuanto antes los mercados alternativos de América Latina y China; tender puentes con el Partido Demócrata, con organismos multilaterales y regionales; con las gubernaturas de estados exportadores a México; con los ciudadanos mexicanos con papeles, así como con otros grupos hispanos.

 

Básico disminuir la debilidad estructural de México y no depender del mal humor, los dislates y las tropelías que implementará en nuestro perjuicio el nuevo presidente de los EE.UU y eso implica cuidar y fiscalizar el gasto público momento a momento; optimizar la frontera norte en materia ambiental; renovar la infraestructura fronteriza; apoyar y respetar el carácter binacional de algunas empresas; sanear las turbiedades y las graves consecuencias presupuestales que están perjudicando a la población fronteriza por el saqueo y la desaforada corrupción de gobernadorzuelos que se han dedicado impunemente al más escandaloso pillaje y aunque suene a utopía reflexionar también en la posibilidad de restablecer “zonas libres” con impuestos menos gravosos ya  que esa franja colindante con el imperio de Mr. Trump será la que resienta primero los efectos perniciosos de las deportaciones masivas anunciadas.

 

No debe circunscribirse el diferendo a un simple duelo de oligarquías: La mexicana con un país vandalizado, debilitada por la pobreza con desigualdad y el descrédito internacional por el fango de la corrupción…pierde sin duda el duelo con la oligarquía trumpeana y su poder absoluto así como una economía abrumadora que hacen imbatible a esa rubia canallesca de allende el río Bravo.

 

¡El centralismo exacerbado tiene que entender que medio millón de personas cruzan legalmente la frontera con los EU cada día por 25 puestos de entrada!

 

¡181 millones de entradas cada año para estudiar, comprar o trabajar legalmente y no sabemos si Trump parará todo  y si como halcón implacable pretendiendo que México es presa fácil se atreva a paralizar todos los flujos legales fronterizos!

 

Aún no toma posesión y ya provocó la salida de capitales extranjeros por $13,000 millones de dólares que estaban invertidos por extranjeros en cetes, bonos, udibonos, bondes, etc…

 

La inversión extranjera directa es la peor en 13 años (bloomberg).

 

Por primera vez en ocho años las automotrices en México reducen el armado de vehículos y representa la primera caída desde el 2009 de tal suerte que los especialistas hablan muy en serio del “riesgo Trump” si como dijo impone un arancel del 35% a las exportaciones de vehículos y autopartes provenientes de México.

 

Trump no se moderará y México debe establecer protocolos para hacer frente a la secuencia de un desastre total.

 

 

email: eguia.associates@gmail.com

twiter:  @REguiaV

 

facebook: https://www.facebook.com/ricardo.eguiavalderrama?fref=