Compartir

Redacción ejecentral

0012469259

Un puma que es una celebridad local se ha mudado bajo una casa en Los Ángeles, y aunque los servicios de vida salvaje  le dispararon bolas de tenis y bolsas de frijoles, no parece dispuesto a moverse.

Jason Archinaco, el dueño de la vivienda en el vecindario de Los Feliz, dijo a la televisora KNBC-TV  que operarios que instalaban un sistema se seguridad se encontraron con el puma en un sótano de poca altura en torno al mediodía del lunes. Seguía allí más de 10 horas más tarde.

No creo que vaya a salir, dijo Archinaco. «Probablemente lleve viviendo ahí un tiempo (…) Cree que es su guarida».

El animal, que tiene una etiqueta roja en una oreja, es conocido como P-22 y normalmente vive cerca del parque Griffith.

0012469266

P-22 llegó a la zona hace varios años procedente de la sierra de Santa Mónica y cruzó dos autovías para llegar allí.

Cuando cayó la noche, trabajadores del departamento de vida salvaje desalojaron a periodistas y curiosos de la zona y emplearon varias técnicas para intentar que el animal saliese de su escondite.

Intentaron pincharlo suavemente con una larga pica, aunque con pocos resultados — más que perder temporalmente la valiosa cámara GoPro que habían atado a la punta y que se cayó.

0012469252

Luego probaron a disparar un cañón de pelotas de tenis al espacio donde está el puma, con la esperanza de que al menos el sonido y la conmoción le asustaría para salir, una táctica que suele funcionar con coyotes.

Más tarde lanzaron pequeñas bolsas de frijoles, la misma política que se emplea a veces para controlar a grandes multitudes humanas, hacia el felino.

Todas las tácticas, emitidas en directo en streaming, generaron tranquilas reacciones de P-22, pero ninguna hizo que dejase su guarida ni realizase movimientos significativos.

0012469238

P-22 saltó a la fama tras ser fotografiado por National Geographic en 2013 con el cartel de Hollywood al fondo, y el año pasado fue cazado en varias tomas de una cámara remota en el parque Griffith.

Sobrevivió a la sarna y a una comida contaminada con veneno para ratones para, aparentemente, volver a recuperar su salud.

«Vamos a dejar que se asiente, vamos a dejar que todo se calme, vamos a quedarnos muy quietos y a darle tiempo para que salga de ahí», dijo Janice Mackey, del Departamento de Pesca y Vida Salvaje de California.

0012469245

Archinaco dijo que él y su esposa tenían tres gatos domésticos y que había pensado en sumar al puma a sus mascotas.

«Mi mujer quería un cuarto, pero no de esta forma», dijo.

vía AP

Compartir