Compartir

Juan Carlos Rodríguez

El diputado del PRI con licencia, Jorge Carlos Ramírez Marín, informó que las anomalías presupuestales detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en los tres años que estuvo al frente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) ya fueron subsanadas, por lo que tiene un expediente limpio en su paso por la dependencia.

El expresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y ahora aspirante al Senado de la República se refirió a una nota publicada por ejecentral a finales del mes pasado en la que se mencionan los montos que faltan por comprobar en las distintas dependencias del gobierno federal de 2000 a la fecha.

En el año 2015, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ejerció sus facultades de fiscalización para revisar la gestión financiera y de cumplimiento de la Sedatu respecto de la Cuenta Pública del ejercicio 2014, a través de la auditoría 270.

Derivado de dicha revisión, la ASF dio a conocer diversas acciones a fin de analizar la existencia de posibles irregularidades, y por ello le solicitó a la Sedatu, proporcionara la información en la que aclarara las acciones llevadas a cabo durante el periodo referido, y a las que se refiere la nota periodística de su autoría.

Es de mi interés informarle que la ASF concluyó dar de baja las investigaciones por considerar que la respuesta  de la Sedatu al pliego de observaciones fue congruente y ajustada a derecho, y se proporcionaron los documentos mediante los cuales se atendieron,  o justificaron en cada caso”, refirió el exsecretario de Desarrollo Agrario en una carta enviada a este medio.

Actualizado al 6 de abril de 2018, el Sistema Público de Consulta de Auditorías refiere que en 2013, primer año de Ramírez Marín en Sedatu se realizaron cinco auditorías, todas las observaciones  fueron solventadas y no hay recursos pendientes por aclarar.

En 2014, la ASF realizó seis auditorías y emitió cuatro pliegos de observación con posibles daños al erario. De las anomalías por 185.9 millones de pesos identificadas por el órgano fiscalizados, 174 millones fueron aclarados, por lo que sólo queda un pendiente de 11.9 millones de pesos pendientes de comprobar.

Y en 2015, último año de Ramírez Marín al frente de Sedatu (Rosario Robles llegó en agosto de ese año a relevarlo), la base de datos de la ASF reporta cinco auditorías, sin pliegos de observación y con cero pesos por recuperar.

ES DE INTERÉS |

El sexenio del “huachicoleo” presupuestal

La ASF desnuda los espejismos del sexenio

Compartir