FOTO: SAÚL LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

Compartir

Oscar Santillán

A pesar de las irregularidades encontradas en los ocho centros federales que funcionan bajo el esquema de Contratos de Prestación de Servicios (CPS), Francisco Garduño, titular del Órgano Desconcentrado Prevención y Readaptación Social dijo que seguirán en la misma modalidad, como se convino en anteriores administraciones.

“Los CPS no se terminan, podemos ver condiciones a fin de poner a trabajar a los internos, meterle industria penitenciaria, meter a que le den trabajo a las mujeres o a los hombres con seguro social para sus familiares”, dijo en entrevista luego de participar en el seminario ¿Tienen remedio las cárceles mexicanas?, realizado en el Colegio de México.

En tanto, durante su participación en el centro de estudio refirió que la fortaleza de los CPS se encuentra en la infraestructura, que fue invertida por los particulares y por la cual el gobierno federal eroga 14 mil millones de pesos anuales, pero refirió que lo negativo de dicho esquema reside en que se infantilizó al reo.

“Se metió el mercado a las prisiones y se infantilizó al PPL (Personas Privadas de la Libertad). Al PPL le dan de comer, le lavan la ropa, le asean la celda, le lavan la ropa, no hace nada. Entonces eso contraviene el espíritu del 18 Constitucional”.

Por ello, dijo, eso es lo que quieren cambiar en los CPS.

El titular del Órgano Desconcentrado, expuso que entre las irregularidades que encontraron en los CPS fue el tema de las porciones de comidas

Se da desayuno, comida y cena a 2 mil 500, que es la capacidad del CPS, (…) entonces, en gobiernos pasados se firmó que iban a dar desayuno, comida y cena y qué es lo que pasa, si se tiene en un CPS 600 PPL pues solo son 600 comidas y qué es lo que tenía que hacer el Estado: pagar las 2 mil 500”, expuso.

Por lo que refirió que el actual gobierno decidió llevar las comidas que sobran a centros penitenciarios estatales.

“Ya tenemos insumos en bodegas, se van a proporcionar a Durango y a las gentes que lo requieran o si no que se vaya Sagarmex, a fin de que esto no se quede en bodegas.

“Estamos hablando de café, harina, arroz, pastas, granos, latas, atunes. Hablamos de 20 mil porciones”, detalló.

¿Y qué hacían antes las empresas con esas comidas?, se le preguntó.

“Se quedaban con ellas”, respondió.

Cambiarán modelo de reinserción

Ante lo oneroso que resulta la contratación de privados para brindar diversos servicios en 20 Ceferesos federales, el titular del Órgano Desconcentrado Prevención y Readaptación Social, Francisco Garduño aseguró que su administración cambiará el nuevo modelo de reinserción y evitará contratar a privados.

“Ya se acabó un contrato, en once Ceferesos, de una empresa en comidas y servicios integrales en el mes de agosto (de la cual no dio el nombre) y estoy prohibiendo ya no licitar, ya no volver a ese modelo porque además es oneroso”, puntualizó.

Francisco Garduño refirió que su administración ya dio “parte a la Contraloría, pero son contratos que también hay que cumplir porque lo firmaron los gobiernos anteriores”.

Recordó que cada Cefereso contrata o subcontrata a empresas de alimentos, de tecnología, de jardinería.“Sí a mi me toca acabar con los contratos, lo haré”, apuntó.EM

Compartir