Activistas denuncian la separación de las familias llevada a cabo en la frontera entre México y EU. Foto: AFP

Compartir

Redacción ejecentral

El grupo Unión para las Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés) informó este jueves que miles los niños migrantes ilegales separados de sus padres tras cruzar la frontera, sin precisar el número, aún no han sido reunificados a pesar de la sentencia de una corte federal.

La organización señaló que algunos niños menores de cinco años siguen sin reunirse con sus padres, a pesar de que el plazo fijado por una corte de California para su reunificación era el 10 de julio.

“La administración de Trump no cumplió con la fecha límite de la corte del 10 de julio para reunificar a los niños menores de cinco años con sus padres. Miles de niños, incluidos menores de cinco años, permanecen bajo custodia del gobierno tras haber sido separados de sus padres”, aseguró el colectivo.

El 6 de julio, Dana Sabraw, juez federal de California, ordenó que los niños menores de 5 años debían volver con sus padres antes del 10 de julio y estableció que los que tienen entre cinco y 15 años debían reunirse con sus familiares antes del 26 de julio.

La ACLU denunció además que el Gobierno de EU exige que los padres usen monitores en los tobillos equipados con un sistema GPS cuando se reúnen con sus hijos, esto mientras sus casos de asilo son procesados.

Por otra parte, el Gobierno de Donald Trump pidió a la corte la extensión de ambos plazos, argumentando la dificultad para identificar a los padres con sus respectivos hijos como principal razón para alargar el plazo.

Por ahora, la administración de EU no puede deportar a las familias reunificadas como mínimo hasta el próximo 23 de julio, de acuerdo con la juez federal responsable de dictar la orden de reunificación.

Pese a las órdenes judiciales a favor de los inmigrantes, la ACLU criticó que la información de parte del gobierno es aún escasa, por lo que exigió informes detallados sobre el proceso de reunificación.

Dicha declaración del grupo viene después de que dos médicos que trabajan para el gobierno federal consideraron que encerrar a familias completas, como alternativa a separar a los niños migrantes de sus padres, sigue representando “un alto riesgo de daños” para los menores.

Un informe compartido por el Senado de los Estados Unidos, que tomó como base una serie de investigaciones realizadas en los últimos cuatro años, señaló que la detención de padres e hijos “también representa un alto riesgo de daños para los niños y sus familias”.

“(Ninguna precaución) puede minimizar los daños creados por el solo hecho de confinar a los niños a los centros de detención”, subrayó el documento.

Con información de EFE y Notimex

Compartir