Compartir

Jair Avalos | Corresponsal

Carlos Romero Deschamps hizo su primera jugada y le ganó a Andrés Manuel López Obrador. El 30% de las secciones sindicales, en apariencia, hicieron caso de lo ordenado por el Presidente electo: voto secreto y en urnas cerradas para elegir delegados en 11 secciones. Sólo que en cada caso por votar era una planilla única, integrada por personas que respaldan o están directamente relacionadas con el líder petrolero que acumula 22 años en el poder.

El resultado de estas primeras 11 elecciones podría determinar cómo se llevará el proceso interno en 25 secciones siguientes e incluso podría definir la balanza en la renovación de la dirigencia de Carlos Romero Deschamps en 2024. Esto se debe a que concentran el mayor número de afiliados, 51%, y políticamente tienen mayor presencia, pues entre ellos se encuentran las delegaciones de Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo, Guanajuato, Tabasco, Campeche, Chiapas y la Ciudad de México.

En la junta de Conciliación y Arbitraje, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) informó que cuenta con 90 mil afiliados en total, las 25 secciones que faltan por votar concentran a 45 mil de ellos.

A pesar de que se aseguró que habría libertad sindical y, por primera vez en décadas, hubo inspectores de la Secretaría de Trabajo, los trabajadores reconocieron que se desplegó una estrategia para que ganaran los aliados de Romero Deschamps. Desde las planillas únicas, el cohecho de votos, la intimidación y presión.

Los testimonios recolectados por ejecentral muestran, por ejemplo, que les obligaron a fotografiar su voto a cambio de no retenerles permisos o préstamos económicos. También los intimidaron asegurando que “los de Morena” les quitarían prestaciones si no ganaba Romero Deschamps.

Votaciones sinuosas

En la reunión del 14 de septiembre pasado, los grupos disidentes a Romero Deschamps exigieron el “voto libre y secreto”. Seis días después, el Senado de la República aprobó por unanimidad la renovación del convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que “busca regular que las organizaciones de trabajadores y de empleadores gocen de una adecuada protección contra todo acto de injerencia de unas respecto de las otras”.

En este contexto, la convocatoria para celebrar las primeras elecciones fue firmada el 11 de octubre pasado, aunque se dio a conocer hasta el 15 de octubre, apenas dos días antes de llevarse a cabo las comicios, el miércoles 17 de octubre. Esto violó el artículo 281 de los estatutos generales del STPRM, que estipula que las elecciones se tienen que realizar 20 días después de lanzada la convocatoria.

Para el 16 de octubre comenzaron los registros y las primeras denuncias en contra de las planillas oficiales de “la unidad”. Al día siguiente se conocieron los resultados, que estratégicamente favorecieron al grupo de Romero Deschamps.

De nada sirvió lo que López Obrador exigió dos días antes, el 14 de octubre, cuando visitó Tabasco: “Habrá libertad sindical (…) se acabó el charrismo (…) va a haber democracia sindical en la elección de los dirigentes,  y me van a ayudar cada vez que se vaya a elegir un dirigente del sindicato petrolero, del sindicato de maestros, de cualquier sindicato, por voto libre y secreto. En especial, en el caso de los petroleros, ya se termina el voto a mano alzada, se tiene que enseñar la ficha, eso ya se acabó. Es voto secreto, en urna, trabajador por trabajador, para que sean los trabajadores quienes decidan quién quieren que sea su representante. Se acaba el charrismo sindical”.

En la sección 1 de Ciudad Madero, la elección se llevó entre concursos de baile y comida regalada. Los trabajadores reeligieron al priista Esdras Romero Vega, exalcalde de Ciudad Madero y exdiputado federal. Este sería su tercer periodo como dirigente regional, con mil 770 votos.

En las regiones de Veracruz el escenario no fue diferente. En la 10, correspondiente a Minatitlán quedó Francisco Javier Ibarra, integrante de la anterior administración y amigo del líder Jorge Wade. En la 26 de Las Choapas reeligieron a Carlos Jiménez Hernández, con mil 983 votos.

En la 30 de Poza Rica el único registrado y el ganador fue Juan José Soni Solís. El anterior líder quedó dentro de su planilla, Sergio Quiroz Cruz será secretario de acuerdos.

›Tabasco fue uno de los centros donde fue visible la oposición al líder nacional. Fue reelecto José del Pilar Córdova Hernández, uno de los líderes regionales que se encuentra dentro del sistema político del STPRM desde 1987.

En Salina Cruz, centro de la sección 38, ocupará otros tres años la dirigencia Artemio de Jesús Enríquez. Allí los grupos contrarios denunciaron que no pudieron registrarse para competir.

Una denuncia similar de no registro de opositores ocurrió en la sección 35 de Tula, donde ganó Alfredo Mier y Concha, con el voto de Carlos Romero Deschamps, quien asistió al llamado.

En la Ciudad de México, Miguel Cándido Hernández resultó ganador en la sección 34 y de forma pública ofreció su respaldo al líder nacional. Miguel Cándido inició en 1969 en el departamento de Embarques y Reparto de Azcapotzalco.

En Guanajuato y Chiapas, fueron reelectos Raúl Rodríguez y Ricardo Hernández, ambos como planilla única de los centros de trabajo.

Después del proceso y tras conocerse los resultados en seis puntos nacionales: Salamanca, Ciudad Madero, Poza Rica, Minatitlán, Salina Cruz y Villahermosa han anunciado impugnaciones a los procesos. Sin embargo, el presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA), José Francisco Maciel, aseguró que no había registros de impugnación en las secciones del sindicato petrolero.

Graf-Pemex-Web

Compartir