Compartir

ejecentral

En Michoacán se empieza a dar el fenómeno del desgaste del gobernador interino, Salvador Jara, porque, como dicen los que saben, “ya se subió al ladrillo y no resuelve los problemas”. Las noticias no son nada buenas para el comisionado federal –impulsor de Jara-, Alfredo Castillo, quien cuentan que ya está cansado de seguir en Michoacán y que quisiera regresar pronto a la ciudad de México y reincorporarse en algunas de las posiciones que próximamente se abrirán en el gabinete. Pero si las cosas empiezan a descomponerse en aquél estado y una de las razones tiene que ver con la gestión de su promovido, difícilmente las peticiones de regreso a casa que ha hecho Castillo, serán satisfechas, cuando menos por algún tiempo.

Compartir