Compartir

Redacción ejecentral

Captura de pantalla 2017-02-12 a las 10.09.00 p.m.

Francisco Pazos y Juan Carlos Rodríguez

Guerrero no sólo el tercer estado más pobre del país, además, es la entidad en la que más proyectos de infraestructura han sido abandonados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC). De hecho, esta dependencia es la que más proyectos de obra pública ha dejado tirados.

Hasta finales del año pasado, 71 proyectos de inversión en infraestructura económica, de los que 44 ya contaban con recursos aprobados sólo para el estado de Guerrero, permanecen arrumbados con 50% máximo de avance comprobable. Entre estos, destacan 32 que de acuerdo con un concentrado de la STC reportan avance cero, para obras que debieron entregarse hace 10 años, es decir desde 2007.

ES DE INTERÉS

México, en obra negra. Parte 1

Fuerzas Armadas, sin recursos para vivienda. Parte 2

Se olvidan de ceferesos. Parte 3

Líneas atoradas. Parte 4

Radiografía del tiradero. Parte 5

SCT deja tirada la infraestructura. Parte 6

MAPA | Obra federal pendiente en CDMX. Parte 7

Casi 16 mil habitantes de los municipios de las comunidades de Arroyo Frío, Platanillo y los Fresnos de Puerto Rico, todas en Guerrero, han esperado 10 años para que arranque la modernización de un camino de 122 kilómetros que conectará sus poblaciones con los municipios de Técpan de Galeana y Ajuchitlán del Progreso, con grados de marginación medio y muy alto, respectivamente.

GRAFICA3

De acuerdo con el proyecto de la STC, esta carretera mejoraría las condiciones económicas de los pobladores de las comunidades ubicadas en esta región de Tierra Caliente marcadas hoy día por la violencia y marginación.

Con este, otros 25 proyectos para construir, modernizar o ampliar caminos federales o rurales que tendrían beneficio para casi 52 mil guerrerenses permanecen en el olvido.

El abandono de este tipo de obras también toca a ampliaciones de menor calado, como la de 3.2 kilómetros que serviría para modernizar un camino en la región de Ayotzinapa, en el municipio de Tixtla de Guerrero, que debió entregarse en diciembre del año pasado y que a la fecha tiene 0% de avance físico.

De acuerdo con un concentrado de obra pública elaborado por la STC, en esta entidad, además de los proyectos ya mencionados, hay otro tres que apenas alcanzaron entre 3.3 y 32.9% de avance al cierre de 2016 y acumulan de tres a cinco años de retraso en su finalización.

La historia se repite, en estos últimos casos, para proyectos de modernización de carreteras para los municipios de Taxco, Pedro Ascencio Alquisiras, Coahuayutla de José María Izazaga y Malinaltepec, estos últimos tres con altos índices de marginación y rezago social.

GRAFICA-1

Puertos en el olvido

Veracruz, es la segunda entidad a nivel nacional con más obras de infraestructura a cargo de la SCT estancadas o dejadas en el olvido. En total, ha dejado 66 proyectos, 92% de infraestructura económica, a medias o con un grado de avance nulo.

›Entre las obras pendientes, al menos 50 corresponden al periodo en que el exgobernador prófugo Javier Duarte administró la entidad, y son proyectos que contaban con presupuesto aprobado por un total de 662 millones 282 mil 705 pesos, de los que al cierre del ejercicio fiscal 2016, se habían ejercido el 25%, un total de 167 millones 544 mil 937 pesos para obras que ya debieron haber sido entregadas.

Además de redes carreteras pendientes y proyectos de mejora para incrementar la competitividad de los puertos de Veracruz y Coatzacoalcos; entre 2010 y 2016 la desidia de las autoridades federales también tocó proyectos que buscaban mejorar la eficiencia energética de estos nodos de desarrollo económico. Es el caso de la construcción de una red de 9.3 kilómetros de agua potable y de 10.39 kilómetros de redes de alcantarillado conectados a dos plantas de saneamiento para la zona norte del Puerto de Veracruz, que debió construirse entre agosto de 2011 y diciembre de 2016, las cuales quedaron con un avance de 49.56 por ciento.

Otro proyecto que arrancó en julio de 2013 para cambiar todas las luminarias del Puerto de Veracruz por dispositivos de eficiencia energética y paneles fotovoltáicos con el objetivo de reducir la emisión de gases de efecto invernadero, también quedó a la mitad de su implementación.

GRAFICA8

Remedio y enfermedad

Parece una broma, pero es verdad. En 2015, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) –dependencia con el mayor número de proyectos de obra pública abandonados, puso en marcha un programa que parecía muy oportuno: hacer más ágil y transparente la construcción de carreteras.

Fue ideado para aplicar en los 32 estados de la República y se le denominó “estudios y proyectos para optimizar los resultados en la construcción y/o modernización de las obras, que favorece al cumplimiento de la normatividad vigente de la SCT, a fin de evitar un incremento en el costo y tiempo de ejecución de obras de infraestructura carretera”.

Un año después, el remedio se convirtió en enfermedad. El proyecto es actualmente el cuarto más costoso y su porcentaje de avance es cero. Para el ejercicio fiscal 2016 se autorizó un presupuesto de mil 100 millones de pesos, de los cuales se ejercieron 552 millones 169 mil 587. Es decir, la mitad.

A cargo de Óscar Raúl Silva Callejo, director general de Carreteras de la SCT, el programa aspiraba a supervisar 139 proyectos en todo el país y garantizar la ejecución de la obra en tiempo y forma.

“Con este programa se espera disponer de los estudios, proyectos y permisos necesarios que permitan el desarrollo de la modernización de la red federal carretera, identificando especificaciones técnicas, procedimiento de construcción, tiempos de ejecución y costos”, se lee en el documento donde se detalla el proyecto.

Compartir