Compartir

Redacción ejecentral

Ante el reclamo de un grupo de sinaloenses que se oponen a la construcción de la planta de fertilizantes en el municipio de Topolobampo, a cargo de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente (GPO), el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se llevará a cabo una investigación para indagar si trae, o no, beneficios a la comunidad.

De acuerdo con un grupo de ciudadanos, dicha planta afectaría a más de cuatro mil familias.

“La verdad nos hará libres. Vamos a ver si afecta o perjudica la planta -a cargo de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente (GPO)-, porque en esto siempre hay muchos intereses. No me estoy chupando el dedo”, expresó López Obrador al encabezar en Los Mochis, Sinaloa, la entrega de apoyos de los Programas Integrales para el Bienestar, donde estuvo acompañado por el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

De tal suerte, prosiguió, “vamos a realizar esa investigación y ver lo que más conviene. Unos dicen que va a contaminar y otros que va a ayudar a bajar el precio de los fertilizantes. Digo lo que escucho, por eso recorro el país, para escucharlos. Vamos a desentrañar eso y ver si beneficia o perjudica”.

Al final, dijo que se definirá a través de un método democrático porque en este modelo de gobierno, “el pueblo es el que decide”.

El mandatario mencionó que en su gobierno “no tenemos que hacerle la barba a nadie, ni ser cómplice de ningún grupo. Somos libres para gobernar de acuerdos a lo que el pueblo decida, de acuerdo a la justicia”.

En tan sentido, mencionó que se consultaría a la población sobre este asunto.

Termina una semana de bastante tensión, dijo el Presidente

En el mismo evento, Obrador celebró el acuerdo alcanzado con Estados Unidos para frenar la imposición de aranceles de cinco por ciento a productos mexicanos, lo que también repercutirá en mayores inversiones.

“Son buenas noticias para México”. El mandatario resaltó que el país vende más productos a la nación estadounidense, por lo que la aplicación de aranceles de cinco por ciento que se incrementaría hasta 25 por ciento, afectaría seriamente a las empresas mexicanas, a los empleos y generaría incertidumbre.

En el último día de su gira por el norte del país, en la que también visitó los estados de Baja California y Baja California Sur, dijo que este domingo concluye “una semana, un poco más, 10 días de bastante tensión, porque querían imponernos un impuesto a los productos mexicanos que se venden en Estados Unidos”.

Además, dijo, había la amenaza de que ese gravamen se incrementara hasta a 25 por ciento; “les puedo decir, de manera sencilla que es más lo que se vende a los Estados Unidos que lo que se exporta”, acotó.

“Mañana que se iban aplicar estas medidas unilaterales, considerabas por nosotros injustas, mañana va a ser otro día porque vuelve la tranquilidad, la confianza a México para que siga habiendo inversión, siga habiendo trabajo y bienestar en nuestro país”, añadió.

Información de Notimex.

MM

Compartir